Tierras Raras En La Tabla Periódica?

16.06.2023 0 Comments

Tierras Raras En La Tabla Periódica
Los de abajo: lo importante de las tierras raras Por Yadira I. Vega-Cantú Artículo de Opinión Hasta abajo de la tabla periódica, en dos filas que parecerían fuera de la tabla principal, se encuentran aquellos elementos que raramente se alcanzan a estudiar en los cursos de química.

  1. La penúltima fila, la cual es denominada “lantánidos” son llamados comúnmente “tierras raras”.
  2. Probablemente lo más frecuente que se dice de las “tierras raras” es que ni son tierras, ni son tan raras.
  3. Esos elementos son componentes importantes en dispositivos de alta tecnología: celulares, vehículos eléctricos, láseres, radares, misiles guiados, pantallas planas, imanes, catalizadores cerámicos, micrófonos, audífonos, fibras ópticas, entre otros.

Adicionalmente, han sido utilizados en agricultura, para acelerar el crecimiento de plantas, y su resistencia al estrés sin daño aparente a la salud humana y de animales. Toda la materia que existe en el universo está formada por los elementos contenidos en la tabla periódica, y es fascinante como las diferencias en comportamiento y propiedades de todo lo que conocemos se debe al número de electrones, protones y neutrones que contiene cada elemento; y la manera en que estos están acomodados dentro del átomo.

  • Por poner un ejemplo, el cobre y el zinc son vecinos en la tabla periódica, cada uno con propiedades y características diferentes, y sin embargo la única diferencia entre estos metales comunes es un protón y un electrón.
  • El grupo de elementos conocido como tierras raras está compuesto por los elementos del grupo lantánidos: lantano (La), cerio (Ce), praseodimio (Pr), neodimio (Nd), prometio (Pm), samario (Sm), europio (Eu), gadolinio (Gd), terbio (Tb), disprosio (Dy), holmio (Ho), erbio (Er), tulio (Tm), iterbio (Yb), lutecio (Lu), además del escandio (Sc) y el itrio (Y).

La principal característica de los lantánidos es que contienen electrones en los orbitales f, de la capa 4, protegidos por los electrones en las capas externas s y p. Son precisamente esos electrones “4f” los que marcan las notables propiedades de las tierras raras.

¿Qué son elementos tierras raras y sus características?

Estos minerales se caracterizan por ser muy buenos conductores de electricidad – La monacita, uno de los minerales que forman el grupo de tierras raras 31/01/2017 Actualizado a las 12:50h. Las tierras raras son aquellos minerales que se componen de ciertos elementos caracterizados por ser muy buenos conductores de electricidad y por sus propiedades magnéticas, pudiendo «personalizar» sus magnetismo mediante la variación de sus aleaciones con el fin de crear imanes con comportamientos específicos según su uso final.

Son elementos críticos porque son únicos e insustituibles, utilizandos extensivamente en la industria verde (coches eléctricos, híbridos, turbinas, etc) en el desarrollo de elementos de ordenadores, TV, láseres con múltiples aplicaciones, etc. Sin embargo, la concentración de la producción en China, más del 90% de la producción total en el mundo, hace que estos elementos sean especialmente sensibles al contexto geopolítico, pudiendo provocar restricciones de suministro de una materia esencial para la economía europea.

En general, en las tierras raras se pueden extraer lantánidos, que es un grupo de 17 metales distintos, Los elementos que componen las tierras raras son los componentes del bloque «f» de la tabla periódica, además del ytrio y el escandio, caracterizados por radios iónicos muy parecidos y comportamientos físico-químicos muy semejantes que hacen muy difícil la separación entre ellos.

Estos elementos se encuentran principalmente en minerales como la bastnasita, la monacita y la loparita. Las tierras raras se pueden clasificar, en base a los elementos que componen sus minerales, en tres grupos: tierras raras ligeras (Lantano, Cerio, etc.), intermedias (Europio, Samario, etc.), y pesadas (Terbio, Disprosio, etc.).

Europa es una de las regiones con mayor dependencia de metales de tierras raras, sin los cuales no podría funcionar gran parte de su sector industrial más avanzado. Las estimaciones realizadas señalan que más del 10% del PIB europeo y más de 30.000.000 de puestos de trabajo dependen de actividades industriales que no podrían funcionar sin el acceso a estas materias primas.

  1. L as tierras raras, que fueron descubiertas en los países nórdicos, fueron clave en el desarrollo industrial de países como Suecia y Finlandia y de compañías que lideraron la industria de la telefonía móvil como Nokia o Ericsson,
  2. Sin embargo, hoy en día hay muy pocos proyectos de aprovechamiento de tierras raras en estudio o desarrollo en Europa.

Concretamente, solo existen dos proyectos activos, en Groenlandia y Suecia, en un estado avanzado de desarrollo. El proyecto «Matamulas» de la empresa Quantum Minería en la provincia de Ciudad Real sería el primero de minería de transferencia de tierras raras en España y Europa, un tipo de minería a cielo abierto caracterizado por la reposición inmediata de las tierras excavadas una vez extraídos los minerales.

¿Cuáles son los 17 elementos de las tierras raras?

Se ha dado el nombre de tierras raras al conjunto de 17 elementos químicos: escandio, itrio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos (lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometeo, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio).

¿Quién inventó las tierras raras?

Historia – En 1787 inició el descubrimiento de estas tierras raras empezando con el teniente de artillería Carl Axel Arrhenius (1757-1824), quien encontró un extraño mineral negro en la villa de Ytterby ubicada a unos 30 km de Estocolmo. La coloración del extraño mineral y la alta densidad de la muestra hizo sospechar al teniente quien no descartó la posibilidad de haber descubierto un nuevo mineral y sin conocer su composición se la llevó y la llamó “piedra pesada de Ytterby”.

  1. En 1792 se envió una muestra del mineral a Johan Gadolin (1760-1852), un químico finlandés, discípulo de Torbern O.
  2. Bergman y con fama de ser un excelente analista.
  3. Encontró en la piedra óxidos de silicio, aluminio y hierro, además encontró una porción importante de un óxido refractario de un elemento todavía desconocido.

En realidad, la fórmula idealizada de este mineral que posteriormente se llamó Gadolinita es Be 2 FeY 2 Si 2 O 10 y como se sabe actualmente el berilio comparte propiedades con el aluminio y por esa razón, Gadolin pensó que el mineral contenía aluminio.

  1. Dos años después, Gadolin publicó sus resultados en los Proceedings de la Academia de Ciencias de Suecia.
  2. Estos resultados fueron confirmados tiempo después por dos grandes químicos, L.N.
  3. Vauquelin (1763-1829) y M.H.
  4. Laproth (1743-1817), quienes sugirieron el nombre definitivo del mineral, Gadolinita y del mismo modo sugirieron el nombre del óxido del nuevo elemento que se utilizó bajo el nombre de yttria, por su origen geográfico, que finalmente derivo en el nombre actual del elemento, itrio (Y).

En 1751 el barón Axel Fredrick Cronstedt (1722-1765), distinguido mineralogista y químico sueco, halló en un depósito minero un novedoso mineral al que llamó “piedra pesada de Bastnäs”. Este mineral fue estudiado en 1803, por el joven Jöns Jacob Berzelius (1779-1848) junto con Wilhelm Hisinger (1766-1852), descubrieron en el mineral la presencia de un óxido desconocido.

You might be interested:  Tabla De Equivalencias De Bujias Ngk To Denso?

Denominaron ceria al óxido y cerio (Ce) al nuevo elemento, derivados del nombre del reciente planetoide descubierto Ceres (1801). Estos dos óxidos itria y ceria eran muy similares, pues de ellos no podían extraerse los metales correspondientes a través de las técnicas de la época. En 1830 se dio el aislamiento del cerio (Ce) a manos de Carl Mosander, pupilo de Berzelius.

Para poder separar este elemento utilizó vapores de potasio y además de separar el cerio (Ce), descubrió otro óxido en pequeñas cantidades al cual denomino lantana cuyo elemento que formaba el óxido se llamó lantano (La). Otro óxido que logró separar de la ceria fue la didimia y se pensaba que contenía el elemento didmio pero 44 años más tarde se demostró que contenía dos óxidos.

En 1844, Mosander trabajó con el mineral itria y se encontró que se trataba de un óxido bastante complejo, descubrió que además del propio óxido de itrio, descubrió que las muestras de itria natural contenían otros óxidos entre los cuales estaba: óxido de ceria, óxido de lantana, óxido de didmio y dos óxidos que se denominaron erbia (de color amarillo) y terbia (de color rosa).

En 1860 estos nombres fueron intercambiados, llamándose terbia a erbia y viceversa. En 1878, Jean de Marignac, químico sueco, obtuvo nitrato de erbio, aparentemente puro de la gadolinita y un nuevo óxido conocido como iterbia. Al siguiente año, Lars Nilson, separó otra tierra rara a partir de la iterbia, a la que llamó escandia (en honor a Escandinavia) que está formada por escandio (Sc).

  1. Ese mismo año, el sueco Per Cleve, logró aislar tres fracciones de la erbia, llamando a las dos nuevas holmia (en honor al nombre en latín de Estocolmo) y thulia (en honor al nombre antiguo de Escandinavia).
  2. Estos óxidos eran los correspondientes óxidos de holmio (Ho) y óxido de tulio (Tu).
  3. Tiempo después, el químico francés, Paul Émile Lecoq de Boisbaudran, aplicando novedosas técnicas de espectroscopía, detectó un nuevo óxido en la didmia, al cual llamó samaria.

De este óxido se aisló el samario (Sm) (en honor a su descubridor el coronel ruso Vasili Samarski-Bykhovets) (Montalvo, n.d.). En 1886, Paul Lecoq aisló de la inicial samaria un nuevo óxido al que llamó gadolinia en honor a Johan Gadolin y el elemento que compone este óxido se llama gadolinio (Gd).

  • Y el mismo año, Lecoq aisló otra tierra de la holmia y la llamo diprosia, que era el óxido de disprosio (Dy).
  • En 1885, el austriaco Karl von Welsbach, logró separar de la didimia otros dos óxidos; praseodimia (didimia verde en griego) y neodimia (nueva didimia en griego); de ellas se identificó el praseodimio (Pr) y neodimio (Nd).

En 1901, Eugène Demarçay asiló al europio de sales de samario (supuestamente puro) y lo nombró así en honor al continente europeo. En 1907, Georges Urbain aisló al lutecio (Lu) (nombrado así por su lugar de nacimiento, París escrito en latín) de la iterbia.

¿Qué produce las tierras raras?

Propiedades y aplicaciones – La configuración atómica de las Tierras Raras es la clave de las propiedades físicas y químicas que tienen utilidad en la industria: catalizadores, electrónica, imanes, óptica, vidrio, cerámica y metalurgia. Los elementos obtenidos de los minerales se utilizan en un sinfín de aplicaciones industriales.

“El samario, por ejemplo, se emplea en potentes imanes permanentes que permiten el desarrollo de los motores eléctricos modernos; y el almacenado de datos informáticos, que cada vez se hace en equipos más pequeños y con mayor capacidad, debe parte de sus avances a las extraordinarias propiedades magnéticas del iterbio y del terbio.

Y los fantásticos colores rojos de las pantallas planas, que han sustituido a los viejos tubos de rayos catódicos, tienen mucho que ver con el europio y el itrio” cuenta el presidente del ICOG. El neodimio es un elemento imprescindible en la fabricación de coches eléctricos, y por tanto clave en el futuro de la industria automotriz. Por su parte, el neodimio es uno de los elementos con más aplicaciones en el mercado. Se usa, por ejemplo, en el desarrollo de cristales reforzados a partir del colorante de los esmaltes cerámicos que consiguen optimizar la resistencia, avance significativo en la fabricación de las gafas protectoras que usan los soldadores, ya que absorbe la luz ámbar de la llama del arco voltaico.

Su tonalidad también aporta delicados colores a otro tipo de cristales que se utilizan en productos tecnológicos básicos en sectores como la Astrofísica (los astrónomos los usan para calibrar los espectrómetros y filtros de radiación infrarroja) o la tecnología, ya que dan lugar a unos imanes de gran intensidad de campo.

Estos imanes, económicos y potentes, son de uso habitual en la fabricación de auriculares, altavoces, discos duros o sensores. Al margen de estos casos concretos, las Tierras Raras se utilizan en muchos más ámbitos como, por ejemplo, los procesos de refinamiento de petróleo, en refrigeración, almacenamiento de energía, vidrios especializados, baterías nucleares o tubos de rayos X.

Además, están presentes en infinidad de objetos cotidianos como teléfonos, lámparas fluorescentes o cámaras. Una de las industrias que más provecho saca de los 17 elementos es la Automoción, ya que son imprescindibles para la fabricación de vehículos eléctricos. Los motores incorporan imanes compuestos por materiales como el disprosio, el gadolinio o el mismo neodimio, y el cerio forma parte de catalizadores y baterías híbridas.

Aunque se venden por kilos y en la actualidad su precio varía desde los 1,7 dólares del cerio a los 730 del terbio, se incluyen por gramos en los productos. Las inmensas reservas y su polivalencia auguran un gran futuro para estos materiales, aunque Manuel Regueiro asegura que, a pesar de que la tendencia señale determinados sectores como aquellos que más se beneficiarán de sus propiedades, no se debe dar por sentada.

¿Qué son las tierras raras y para que se usan?

Para qué sirven estos elementos químicos – Las tierras raras tienen numerosas aplicaciones. El escandio, por ejemplo, está en la estructura de los aviones, en las raquetas de tenis o en las bicicletas para hacerlas más duras. El itrio se encuentra, por su parte, en objetos como las pantallas LCD o en bombillas de bajo consumo.

Vale la pena citar a dos, que creo que son la base de lo que han descubierto en el depósito de Suecia, que son el praseodimio y el neodimio, muy importantes en la fabricación de imanes y motores eléctricos, sobre todo, en aerogeneradores y en vehículos eléctricos. También en drones”, indica Prego. “Tienen más aplicaciones, pero ésta es la mayor demanda que hay hoy en día.

Intervienen en hacer los imanes mucho más potentes. Un ejemplo sencillo de esto serían las neveras de nuestras casas, cuyos motores son ahora mucho más pequeños y silenciosos. Esto es porque hoy en día estos motores incorporan estos elementos”. Fuente de la imagen, Getty Images Pie de foto, Las tierras raras se usan para fabricar los poderosos imanes que necesitan las turbinas eólicas.

También son importantes en el sector de la defensa, donde las tierras raras permiten desarrollar capacidades militares y sistemas de combate más eficaces, ágiles e inteligentes. Sin ellas, muchos de los sistemas de armas de alto rendimiento que equipan a los ejércitos no podrían producirse. ” Es como si fuese el petróleo del siglo XXI, porque hacen falta pequeñas cantidades, pero son extremadamente útiles y sin ellas no tendríamos la tecnología que tenemos actualmente”, declara a BBC Mundo Juan Diego Rodríguez Blanco, profesor asociado del Trinity College Dublin e investigador de iCRAG (Centro de investigación de Geociencias Aplicadas de Irlanda).

“No hay prácticamente rama de la ciencia de la tecnología que no emplee tierras raras”, agrega el experto en nanomineralogía.

You might be interested:  Caracteristica Del Grupo 4A De La Tabla Periodica?

¿Cuántas tierras raras hay?

Qué son las tierras raras y porqué son tan valiosas – Las tierras raras son 17 elementos químicos, formados por el escandio, itrio y los otros quince elementos del grupo de los lantánidos, entre ellos el neodimio, el disprosio y el holmio. “A pesar de su nombre no son raros, se les llama así porque no se encuentran en altas concentraciones en la naturaleza, en comparación con otros elementos o compuestos, como la pirita o el oro”, explica Juan Diego Rodríguez-Blanco, profesor de nanomineralogía en el Trinity College de Dublín.

Estos no se encuentran como puros en la naturaleza, sino que forman parte de óxidos o silicatos y muchas veces son impurezas. Algunos de estos elementos tienen unas propiedades electroquímicas y magnéticas que los hacen muy preciados. Las tierras raras son esenciales para la fabricación de productos de alta tecnología y también para las energías renovables, como las turbinas eólicas o los coches eléctricos.

“Esto genera cierta competencia geopolítica, al ser elementos tan esenciales para la tecnología son muy codiciados”, explica el profesor Rodríguez-Blanco. El mayor depósito del mundo se encuentra en Bayan Obo, al norte de China, y es responsable, aproximadamente, de la mitad de la producción mundial de este mineral desde 2005.

Sin embargo, es esencial obtener estos minerales, pues son necesarios para industrias clave en las sociedades actuales. “El holmio se emplea para crear barras de control en la industria nuclear, microondas. El neodimio sirve para hacer imanes muy fuertes, se usan para robots, coches, discos duros y turbinas eólicas”, añade Rodríguez Blanco.

El experto indica que las tierras raras nos hacen falta “desesperadamente”, pues se utilizan en la industria aeroespacial y militar, para crear vidrios resistentes y también para aditivos de combustibles y láseres. Además de la tecnología, también se emplean en el campo de la medicina y se emplean en ciertos tratamientos para el cáncer de pulmón, de próstata y de huesos, entre otros.

¿Qué impacto ambiental tienen las tierras raras?

La extracción de tierras raras y su impacto ambiental es un tema muy estudiado por diversos grupos defensores del ambiente, los cuales se oponen a esta actividad por las graves consecuencias que genera en el terreno donde se lleva a cabo. Mina de extracción de tierras raras. Durante la explotación y procesamiento de estas tierras se crean cantidades considerables de desechos (tóxicos, radiactivos, gases y polvos). La obtención de una tonelada de tierras raras producirá alrededor de 9.000 y 12.000 metros cúbicos de gases, ricos en polvo concentrado, conformado por ácido sulfúrico, dióxido de azufre y ácido fluorhídrico, cerca de una tonelada de restos radioactivos y resultarán más de 75.000 litros de agua acidificada.

La extracción de tierras raras en su etapa de explotación genera altos niveles de contaminación ambiental por medio del desecho de materiales radioactivos producidos del subsuelo, como lo son el torio y el uranio, dañando los suelos aledaños, incapacitándolos para su producción agrícola y animal, lo que representa un gran impacto social dentro de las comunidades cercanas a las minas.

Los materiales radioactivos y ácidos utilizados para extraer y procesar las tierras raras contaminan las fuentes de agua cercanas a la mina, causando enfermedades en los seres humanos y animales que las consumen, además, los cráteres creados para su producción generan un gran impacto visual, pudiendo disminuir la vistosidad de un paisaje entero. Desechos generados por la extracción de tierras raras. Las calderas construidas se mantienen abiertas aún después de terminar con los trabajos de explotación, debido a los elevados costes que implicaría cerrarlas nuevamente y volver a dejar todo como estuvo en un principio, por esta razón los contratos no contemplan el relleno de los cráteres, esto pondría en riesgo la factibilidad del proyecto,

Debido a que la explotación de estos recursos naturales se lleva a cabo en minas a cielo abierto, los polvos generados no pueden ser tratados ni controlados, siendo expulsados directamente a la atmósfera, causando la intoxicación de plantas, animales, aguas y seres humanos expuestos a los mismos. Las sociedades también se ven negativamente afectadas por la extracción de tierras raras, debido a que existe la posibilidad de enfrentamiento entre las grandes empresas mineras y las comunidades que hacen vida diaria cerca de estos yacimientos, bien sea por el control de los mismos o por la defensa del ecosistema en general.

Debido a la gran utilidad y diversidad de aplicaciones que se le pueden dar a estas tierras, su explotación será cada vez mayor, por lo que se debe trabajar en conjunto con las autoridades para asegurar que se ejecuten de la manera más segura y menos dañina para el ambiente, es necesario crear conciencia sobre el uso de estas, con el objetivo de lograr una disminución en la demanda de extracción de tierras raras.

¿Qué país es más abundante en elementos de tierras raras?

Países líderes en la producción de tierras raras en 2022 China es el mayor productor mundial de tierras raras con un amplio margen, seguido de Estados Unidos con 43.000 toneladas.

¿Cómo se consiguen las tierras raras?

La manera clásica de obtener tierras raras es a través de la minería, un proceso complicado, lento, costoso y contaminante (pues muchas de ellas se extraen de minerales en los que hay elemento radiactivos).

¿Cómo se clasifican los lantánidos?

Ellos, a su vez, se han dividido en dos series según su masa molecular: los lantánidos pesados, o ítricos, que son de menor concentración e incluyen el europio, el gadolinio, el terbio, el disprosio, el holmio, el erbio, el tulio, el iterbio y el lutecio, y los ligeros o céricos, como el lantano, el cerio, el

¿Qué minerales son denominados metales y tierras raras?

Metales de las tierras raras es el nombre común de 17 elementos químicos: escandio, itrio, lantano y los 14 elementos que siguen a éste en la tabla periódica, desde el cerio hasta el lutecio, que por su semejanza con el lantano reciben el nombre de lantanoides.

¿Cómo se llama el grupo 5a de la tabla periódica?

¿Cuáles son los grupos de la tabla periódica? – A continuación, describiremos cada uno de los grupos de la Tabla Periódica utilizando la numeración de la IUPAC y el antiguo sistema europeo:

Grupo 1 (antes IA) o metales alcalinos. Compuesto por los elementos litio (Li), sodio (Na), potasio (K), rubidio (Rb), cesio (Ce) y francio (Fr), todos comunes en las cenizas vegetales y de carácter básico cuando forman parte de óxidos. Poseen baja densidad, color propio y suelen ser blandos. En este grupo suele además incluirse el hidrógeno (H), aunque también es común que esté presente una posición autónoma entre los elementos químicos. Los metales alcalinos son extremadamente reactivos y es necesario almacenarlos en aceite para evitar que reaccionen con la humedad del aire, Además, nunca se encuentran como elementos libres, es decir, siempre están formando parte de algún compuesto químico, Grupo 2 (antes IIA) o metales alcalinotérreos. Compuesto por los elementos berilio (Be), magnesio (Mg), calcio (Ca), estroncio (Sr), bario (Ba) y radio (Ra). El nombre “alcalinotérreo” proviene del nombre que sus óxidos recibían antiguamente ( tierras ). Son metales blandos (aunque más duros que los del grupo 1), de baja densidad, buenos conductores y con electronegatividad menor o igual a 1,57 según la escala de Pauling (escala establecida para organizar los valores de electronegatividad de los átomos, donde el flúor (F) es el más electronegativo y el francio (Fr) es el menos electronegativo). Son elementos menos reactivos que los del grupo 1, pero aún así, siguen siendo muy reactivos. El último de la lista (el Ra) es radiactivo y con una vida media (tiempo que tarda en desintegrarse un átomo radiactivo) muy corta, así que a menudo no se lo incluye en las listas. Grupo 3 (antes IIIA) ­o familia del escandio. Compuesto por los elementos escandio (Sc), itrio (Y), lantano (La) y actinio (Ac), o por lutecio (Lu) y laurencio (Lr) (existe debate entre los especialistas sobre cuáles de estos elementos debe incluirse en este grupo). Son elementos sólidos y brillantes, muy reactivos y con gran tendencia a la oxidación, buenos para conducir la electricidad, Grupo 4 (antes IVA) o familia del titanio. Compuesto por los elementos titanio (Ti), circonio (Zr), hafnio (Hf) y rutherfordio (Rf), que son metales muy reactivos y que, al exponerse al aire, adquieren un color rojo y pueden inflamarse espontáneamente (o sea, son pirofóricos ). El último (Rf) de la familia es un elemento sintético y radiactivo. Grupo 5 (antes VA) o familia del vanadio. Compuesto por los elementos vanadio (V), niobio (Nb), tantalio (Ta) y dubnio (Db), metales que poseen en sus capas atómicas más externas 5 electrones. El vanadio es bastante reactivo ya que tiene valencia variable pero los demás lo son en muy poca medida, y el último (el Db) es un elemento sintético que no existe en la naturaleza, Grupo 6 (antes VIA) o familia del cromo. Compuesto por los elementos cromo (Cr), molibdeno (Mo), wolframio (W) y seaborgio (Sg), todos metales de transición, y el Cr, el Mo y el W son refractarios. No presentan características electrónicas uniformes, a pesar de su comportamiento químico semejante. Grupo 7 (antes VIIA) o familia del manganeso. Compuesto por los elementos manganeso (Mn), tecnecio (Tc), renio (Re) y bohrio (Bh), de los cuales el primero (el Mn) es muy común y los demás sumamente raros, especialmente el tecnecio (que no posee isótopos estables) y el renio (que existe apenas en trazas en la naturaleza). Grupo 8 (antes VIIIA) o familia del hierro. Compuesto por los elementos hierro (Fe), rutenio (Ru), osmio (Os) y hassio (Hs), metales de transición que poseen ocho electrones en sus capas exteriores. El último de la lista (el Hs) es un elemento sintético que existe solo en el laboratorio. Grupo 9 (antes VIIIA) o familia del cobalto. Compuesto por los elementos cobalto (Co), rodio (Rh), iridio (Ir) y meitnerio (Mr), son metales de transición sólidos a temperatura ambiente, de los cuales el último (el Mr) es sintético y existe sólo en laboratorios. Grupo 10 (antes VIIIA) o familia del níquel, Compuesto por los elementos níquel (Ni), paladio (Pd), platino (Pt) y darmstadtio (Ds), son metales de transición sólidos a temperatura ambiente, que abundan en la naturaleza en su forma elemental, excepto el níquel, que posee una enorme reactividad, por lo que existe formando compuestos químicos, y además abunda en los meteoritos, Poseen propiedades catalíticas que los hacen muy importantes en la industria química y en la ingeniería aeroespacial. Grupo 11 (antes IB) o familia del cobre, Compuesto por los elementos cobre (Cu), plata (Ag), oro (Au) y roentgenio (Rg), denominados “metales de acuñar” por su uso como insumo para monedas y joyería. El oro y la plata son metales preciosos, el cobre en cambio es muy útil industrialmente. La única excepción la constituye el roentgenio, que es sintético y no existe en la naturaleza. Son buenos conductores eléctricos, y la plata posee niveles altísimos de conducción calórica y reflectancia de la luz, Son metales muy blandos y dúctiles, ampliamente utilizados por la humanidad. Grupo 12 (antes IIB) o familia del zinc. Compuesto por los elementos zinc (Zn), cadmio (Cd) y mercurio (Hg), aunque distintas experimentaciones con el elemento sintético copernicio (Cn) podrían incluirlo en el grupo. Los tres primeros (Zn, Cd, Hg) están abundantemente presentes en la naturaleza, y los dos primeros (Zn, Cd) son metales sólidos, y el mercurio es el único metal líquido a temperatura ambiente. El zinc es un elemento importante para el metabolismo de los seres vivos, mientras que los demás son altamente tóxicos, Grupo 13 (antes IIIB) o familia del boro. Compuesto por los elementos boro (B), aluminio (Al), galio (Ga), indio (In), talio (Tl) y nihonio (Nh), también son llamados “térreos”, dado que son muy abundantes en la corteza terrestre, a excepción del último de la lista, sintético e inexistente en la naturaleza. La popularidad industrial del aluminio ha hecho que al grupo se lo conozca también como el “grupo del aluminio”. Estos elementos presentan tres electrones en su capa externa, son metales de punto de fusión muy bajos, excepto el boro que tiene un punto de fusión muy alto y es un metaloide, Grupo 14 (antes IVB) o carbonoideos. Compuesto por los elementos carbono (C), silicio (Si), germanio (Ge), estaño (Sn), plomo (Pb) y flerovio (Fl), son en su mayoría elementos muy conocidos y abundantes, sobre todo el carbono, central para la química de los seres vivos. Este elemento es no metálico, pero a medida que se desciende en el grupo los elementos se tornan cada vez más metálicos, hasta llegar al plomo. Son además elementos muy empleados en la industria y muy abundantes en la corteza terrestre (el silicio constituye 28% de la misma) excepto el flerovio, sintético y radiactivo de vida media muy corta. Grupo 15 (antes VB) o nitrogenoideos. Compuesto por los elementos nitrógeno (N), fósforo (P), arsénico (As), antimonio (Sb), bismuto (Bi) y el elemento sintético Moscovio (Mc), se conocen también como pnicógenos, son muy abundantes y muy reactivos estando a altas temperaturas. Tienen cinco electrones en su capa exterior, y como en el grupo anterior, adquieren propiedades metálicas conforme avanzamos en el grupo. Grupo 16 (antes VIB) o calcógenos o anfígenos. Compuesto por los elementos oxígeno (O), azufre (S), selenio (Se), telurio (Te), polonio (Po) y livermorio (Lv), son a excepción del último (Lv, sintético) elementos muy comunes y empleados industrialmente, los primeros dos (O, S) involucrados además en los procesos típicos de la bioquímica, Poseen seis electrones en su capa atómica exterior y algunos de ellos tienden a formar compuestos ácidos o básicos, de allí su nombre de anfígenos (del griego amphi-, “a ambos lados”, y genos, “producir”). Entre el grupo destaca el oxígeno, de tamaño muy pequeño y enorme reactividad. Grupo 17 (antes VIIB) o halógenos. Compuesto por los elementos flúor (F), cloro (Cl), bromo (Br), yodo (I), astato (At) y teneso (Ts), suelen hallarse en estado natural como moléculas diatómicas que tienden a formar iones mononegativos llamados haluros. El último de la lista (el Ts), sin embargo, es sintético y no existe en la naturaleza. Se trata de elementos abundantes en la bioquímica, con enorme poder de oxidación (sobre todo el flúor). Su nombre proviene de los vocablos griegos halós (“sal”) y genos (“producir”), o sea, “productores de sales”. Grupo 18 (antes VIIIB) o gases nobles, Compuesto por los elementos helio (He), neón (Ne), argón (Ar), kriptón (Kr), xenón (Xe), radón (Rn) y oganesón (Og), su nombre proviene del hecho de que en la naturaleza suelen estar en forma gaseosa y poseen una muy baja reactividad, lo cual hace de ellos excelentes aislantes para distintas industrias. Poseen puntos de fusión y de ebullición muy próximos, de modo que pueden ser líquidos solo en un pequeño rango de temperaturas, y a excepción del radón (muy radiactivo) y el oganesón (sintético), están en abundancia en el aire terrestre y en el universo (especialmente el helio, producido en el corazón de las estrellas por fusión del hidrógeno).