Tabla De Alimentos Para Dieta Baja En Fodmaps?

16.06.2023 0 Comments

Tabla De Alimentos Para Dieta Baja En Fodmaps
Alimentos bajos en FODMAP

  • Pimientos.
  • Bok choy.
  • Zanahorias.
  • Apio.
  • Cebollín.
  • Pepino.
  • Berenjena.
  • Judías verdes.

Meer items

¿Qué verduras se pueden comer en la dieta FODMAP?

¿Qué es la dieta FODMAP y qué alimentos incluye? FODMAP es el acrónimo que, desde la Universidad de Monash (Australia), dieron a los alimentos ricos en F ermentable O ligo, D i, M onosaccharides A nd P olyol (oligo, di, monosacáridos y polioles fermentables). La dieta FODMAP se aplica a determinados casos que veremos en este artículo.

Azúcares fermentables
Monosacáridos Fructosa
Disacáridos Lactosa
Oligosacáridos Fructooligosacáridos (FOS), galacto-oligosacáridos (GOS)
Polioles Manitol, maltitol, sorbitol, xilitol

Un metaanálisis de 2016, que evaluaba la información disponible hasta el momento, respaldaba la eficacia de una dieta baja en FODMAPs en el tratamiento de síntomas funcionales gastrointestinales, destacando por su prevalencia en países desarrollados, el (SII). Si nos han diagnosticado sobrecrecimiento de bacterias en el intestino delgado (SIBO), esta pauta alimentaria puede ayudar a mejorar la sintomatología presentada, junto a la terapia antibiótica específica. Incluso en personas diagnosticadas de celiaquía que continúan con problemas gastrointestinales, se podría valorar pautar este tipo de dieta junto a la alimentación libre de gluten.

Bajo en FODMAPs Moderado/rico en FODMAPs
Frutas Mandarina, clementina, naranja, plátano (no maduro), plátano macho, melón Cantalupo, tamarindo, papaya, kiwi, piña, uva, limón, lima, maracuyá, pomelo, fresa, coco. Manzana, pera, nectarina, melocotón, albaricoque, caqui, chirimoya, cereza, mora, sandía, membrillo, granada, mango, ciruela, arándano, frambuesa, higo, breva, aguacate. Fruta en almíbar o fruta seca.
Verduras y hortalizas Calabacín, judía verde, berenjena, zanahoria, pimiento, pepino, tomate, espinaca, acelga, lechuga, endivia, canónigo, escarola, rúcula, champiñones ostra, chirivía. Coles, ajo, cebolla, puerro, hinojo, espárrago, alcachofa, seta, calabaza, tirabeques, tomate seco.
Leche y derivados Aquellos que no contengan lactosa. Aquellos que contengan lactosa (disacárido) o azúcares/ edulcorantes ricos en FODMAPs.
Cereales Espelta, arroz, avena, quínoa, mijo sin cáscara, trigo sarraceno, harina de maíz. Trigo, cebada, centeno, kamut, triticale, lúpulo, malta, amaranto, bulgur, maíz (mazorca).
Legumbres y proteínas vegetales Tempeh simple, tofu simple o firme escurrido, quorn. Tofu sedoso, lenteja, garbanzo, alubia, haba, soja.
Bebidas vegetales Bebida de soja (proteína de soja), de arroz, de almendras, avena. Bebida de soja (habas de soja) y cualquiera que contenga azúcares o edulcorantes ricos en FODMAP.
Tubérculos Patata, ñame, chufa. Boniato, raíz de yuca.
Frutos secos y semillas Semillas de sésamo, cáñamo, chía, lino, amapola, cacahuete, castaña, nuez, piñón. Almendra,anacardo, avellana, pistacho.
Grasas Aceites vegetales (de oliva, semillas, frutos secos),margarina,mantequilla. Cremas de frutos secos y cremas de semillas ricas en FODMAPs.
Azúcares y edulcorantes Azúcar de mesa, glucosa pura, acesulfamo K, ciclamato, sacarina, aspartamo, estevia en polvo, glucosidos de steviol, sucralosa, taumatina, neohesperidina dihidrocalcona, neotamo. Manitol (E421), Sorbitol (E420), Xilitol (E967), Isomalt (E953), miel, melaza, sirope de ágave, jarabe de maíz, fructosa,polioles, polialcoholes.

Como puedes ver, el contenido en FODMAPs varía de un alimento a otro dentro de un mismo grupo, También puede influir el proceso al que haya sido sometido. Por ejemplo, la elaboración de pan con masa madre, reduce el contenido de estos carbohidratos y mejora la tolerancia digestiva.

  1. Pero, además, cada persona puede mostrar diferente sensibilidad.
  2. Por ello, es fundamental el acompañamiento con una Dietista-Nutricionista,
  3. De esta manera, podrá ayudarte a reconocer qué FODMAPs contribuyen en mayor o menor medida a la sintomatología que estás presentando.
  4. La dieta baja en FODMAPs consta de diferentes fases, comenzando por una restricción dietética de aquellos alimentos con un contenido moderado u elevado, seguido de su reintroducción y finalizando por una fase más personalizada respecto a la tolerancia a los diferentes grupos de alimentos.

Sin embargo, debido a la aparición relativamente reciente de esta dieta, la mayor parte de los estudios se han centrado únicamente en confirmar la eficacia de la fase restrictiva. Para asegurar un buen aporte de nutrientes y beneficiarse de la función prebiótica de los FODMAPs y de una microbiota intestinal sana, la primera fase no debería prolongarse más de lo necesario,

  1. Por tanto, sería recomendable comenzar la exposición a los alimentos restringidos a las 2 semanas.
  2. Es normal tener un cierto grado de síntomas: por ejemplo, cierta flatulencia o hinchazón después de una comida abundante o empeoramiento en momentos de mayor estrés.
  3. Además, la sintomatología y tolerancia puede variar a lo largo del tiempo.

Hay estudios que muestran que la dieta libre de gluten puede ser beneficiosa en personas con SII. Pero también la alimentación baja en FODMAPs, muestra efectos positivos. Hay estudios que muestran que la dieta libre de gluten puede ser beneficiosa en personas con SII.

  1. Pero también la alimentación baja en FODMAPs, muestra efectos positivos.
  2. ¿Tiene sentido? ¿Puede que tenga alguna relación? Si observamos la tabla anterior, podemos ver que una dieta baja en FODMAPs es reducida en gluten,
  3. Y al revés, los cereales con gluten son elevados en estos carbohidratos fermentables.

Algunas investigaciones concluyen incluso, que quizás el gluten no es la causa de los síntomas gastrointestinales en determinadas personas con sensibilidad al gluten no celiaca, sino la presencia de algunos FODMAPs en su alimentación. Uno de los principales obstáculos que podemos encontrarnos es a la hora de seguir con nuestra vida social, que transcurre en muchas ocasiones, alrededor de una mesa.

LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SÁBADO DOMINGO
COMIDA Zanahoria, patata y pollo al horno con aceite de oliva y perejil fresco. Berenjena rellena de quinoa con cacahuete troceado. Endivias con pipas de calabaza tostadas, queso fresco sin lactosa y tomate con bonito. Spirali de calabacín con champiñones ostra salteados con albahaca. Ensalada de rúcula, canónigos y olivas. Tortilla de patatas. Macarrones de espelta con tempeh (120g.), jengibre y calabacín a la plancha. Acompañar con salsa de tahina (sésamo, sal y aceite) Ensalada de zanahoria, olivas y lechuga. Arroz con salmón al vapor con eneldo y limón.
CENA Pan de espelta (masa madre) con huevo revuelto y champiñones ostra. Macarrones de espelta con mayonesa de tofu (sin sofrito) y orégano. Puré de calabacín y patata. Bacalao al vapor con tomillo fresco. Sopa de merluza y gambas con apio, tomate y calabaza (40g) con biscotes de espelta. Crepe de trigo sarraceno rellena de pepino y zanahoria rallados, piñones y espinacas. Hamburguesa de pollo, pan de espelta rallado, piñones y espinacas. Bocadillo de pan de espelta o trigo sarraceno con rúcula, paté de berenjena (sin ajo) y huevo a la plancha.

ul> Bebida de almendra o arroz sin azúcares o edulcorantes, enriquecida en calcio. Tortitas de trigo sarraceno (sin azúcares ni edulcorantes) o pan de espelta (masa madre) con crema de cacahuete. Gachas de quínoa hinchada, leche sin lactosa, plátano (no maduro) y canela. Revuelto de huevo y champiñones ostra. Queso fresco sin lactosa y uvas. Yogur de coco con semillas de cáñamo, copos de avena y kiwi.

La dieta baja en FODMAPs puede suponer una mejora de la sintomatología digestiva e intestinal, de forma temporal, pero no implica en ningún caso la curación de ninguna enfermedad ni resulta conveniente alargar la fase restrictiva más de lo necesario.

  • Se deben realizar ensayos de alta calidad para evaluar su efecto a largo plazo, en la barrera intestinal, el microbioma y la función inmune.
  • El Dietista-Nutricionista es el profesional con competencias adecuadas para determinar si esta pauta sería la más conveniente y en su caso, trazar la estrategia dietética más efectiva y personalizada, para prevenir el desarrollo de deficiencias nutricionales o cambios intestinales indeseables.

: ¿Qué es la dieta FODMAP y qué alimentos incluye?

¿Qué frutas se pueden comer en dieta FODMAP?

Síguenos:

SEGUROS
FRUTAS Plátano, moras, melón, pomelo, kiwi, limón, mandarina, naranja, maracuyá, piña y frambuesa.
ALMIDONES Papa y arroz blanco.
NUECES X
LÁCTEOS Mantequilla, margarina.Quesos brie, camembert, ricotta, mozzarella y parmesano.

¿Qué pan puedo comer en una dieta FODMAP?

Consejos sobre FODMAPs –

  • La cebolla y el ajo tienen alto contenido de FODMAPs, por lo que se aconseja evitar su uso en la cocina. Sin embargo, para no comprometer el sabor, se puede freír un diente entero y un trozo de cebolla en aceite durante unos minutos hasta infusionar el aroma, siempre y cuando se quiten antes de consumir.
  • Evitar grandes cantidades de fruta, limitar el consumo de zumos de fruta y de fruta deshidratada.
  • La fruta deshidratada suele ser más problemática que la fruta fresca, porque en el proceso de secar la fruta los azúcares, y por tanto los FODMAPs, se concentran.
  • Elegir con cuidado las harinas: altas en FODMAPs son harinas de trigo y de centeno.Harinas más bajas en FODMAPs son las harinas de espelta, avena, quinoa, arroz. Consultar en la panadería donde soláis comprar.
  • Evitar el pan procesado con levadura comercial.
  • La elaboración de masa madre reduce los niveles de FODMAPs (especialmente los fructosanos) debido al proceso de fermentación, aunque los niveles siguen siendo significativos en las harinas de trigo y de centeno.
  • Se aconseja 3 comidas principales cada día con 1 ó 2 snacks entre comidas, si se requieren.
  • El tamaño de la porción influye: grandes cantidades de alimentos aumentarán el efecto de los FODMAPs que contienen.
  • Grasas y aceites tienen niveles más bajos de FODMAPs ya que contienen pocos o nada de carbohidratos. Si bien se recomienda tomarlos con moderación, porque podrían afectar a la motilidad del intestino.
  • Las proteínas animales son, en su mayor parte, bajas en FODMAPs
  • Evitar los alimentos preparados con migas o pan rallado, con cebolla o ajo, salsas o adobos con ingredientes altos en FODMAPs.
  • Vigilar el consumo de lácteos porque contienen el carbohidrato (FODMAP) lactosa.
  • Los quesos contienen diferentes niveles de lactosa: los que tienen niveles moderados son: queso cremoso, ricota, haloumi y los que tienen niveles más bajos suelen ser más duros y maduros tales como brie, camembert, feta.

Aconsejamos que las personas con síntomas de síndrome de colon irritable u otro trastorno digestivo consulten a un dietista con conocimientos expertos en salud gastrointestinal, antes de implementar cambios en la dieta. Recursos:

  1. https://www.monash.edu/medicine/ccs/gastroenterology/fodmap
  2. https://fodmapfriendly.com/what-are-fodmaps/

¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto la dieta FODMAP?

Otros factores a considerar en una dieta baja en FODMAP – Algunos aspectos que debes saber sobre esta dieta:

Puede ser díficil lograr las cantidades nutricionales suficientes, Una dieta baja en FODMAP bien planificada puede cumplir con los requerimientos. Sin embargo, como cualquier dieta restrictiva, tiene un mayor riesgo de deficiencias nutricionales, En particular, debe tener en cuenta su consumo de fibra y calcio mientras se lleva a cabo una dieta baja en FODMAP (29), (30). La dieta baja en FODMAP no es una dieta a largo plazo, No es deseable ni recomendable seguir esta dieta durante más de ocho semanas. De hecho, el proceso de dieta baja en FODMAP implica tres pasos para reintroducir los FODMAP en su dieta hasta su tolerancia personal, que deben estar supervisados por un profesional de la salud.

La sopa de miso es un plato presente en casi cualquier tipo de dieta por sus propiedades terapéuticas.

¿Qué verduras no inflaman el intestino?

Vegetales: a la cabeza del equipo ‘desinflamante’ – Según se refleja en la investigación del JACC, el consumo de verduras de hoja verde (col rizada, espinacas, berros, lechuga romana, acelgas, rúcula, escarola) y verduras amarillas (calabaza, pimientos amarillos, frijoles y zanahorias ) ocupa el primer lugar en las recomendaciones dirigidas a la prevención de los procesos inflamatorios del organismo.

¿Qué queso se puede comer en la dieta FODMAP?

Productos lácteos – Puede ingerir: Leche de vaca sin lactosa. La leche de arroz y la leche de almendras están bien. También puede comer yogures, kéfir y helados sin lactosa y sorbetes hechos con frutas y edulcorantes bajos en FODMAP. (Estos a menudo indican “sin lactosa” en la etiqueta).

Puede comer pequeñas cantidades (2 cucharadas) de queso tipo “cottage”, queso crema o queso ricota. Los quesos duros como el cheddar, Colby, parmesano y suizo están bien. También lo están las pequeñas cantidades (1 onza) de quesos curados o maduros como el queso Brie, el queso azul y el queso feta. Evite: La leche, incluida la de vaca, cabra y oveja.

Evite la leche condensada o evaporada, el suero de leche, las natillas, la crema, la crema agria, el yogur y el helado. Evite la leche de soya. (Revise las etiquetas de las salsas para ver si contienen ingredientes lácteos).

¿Cuáles son los alimentos fermentables?

Resumen En los últimos años está creciendo el interés en la dieta pobre en fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols (FODMAPs) como pilar importante en el tratamiento del síndrome de intestino irritable (SII). Este modelo de dieta lo desarrolló un equipo multidisciplinar de la Universidad de Monash, en Melbourne, y empezó a ganar notoriedad a partir de la publicación de un estudio en 2008 que demostraba que los hidratos de carbono fermentables (FODMAPs) de la dieta actuaban como causantes de síntomas en los pacientes con SII.

  1. Desde entonces se han llevado a cabo varios ensayos controlados aleatorizados que, aunque con muestras reducidas de pacientes, han vuelto a demostrar las ventajas de este modelo dietético.
  2. Palabras clave: FODMAPs Síndrome intestino irritable SII FOS Abstract In recent years, there has been growing interest in diet low in FODMAPs (fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols) as an important mainstay in the treatment of irritable bowel syndrome (IBS).

This model of diet was developed by a multidisciplinary team from the Monash University in Melbourne and became well-known after the publication of a study in 2008 showing that dietary FODMAPs acted as causing factors in patients with IBS. Since then there have been several randomized controlled trials which, although with small sample sizes, have again shown the benefits of this dietary pattern.

Eywords: FODMAPs Irritable bowel syndrome IBS FOS Texto completo Introducción El SII afecta en España al 2,3-12% de la población, es más frecuente en mujeres y en pacientes de menos de 55 años 1, Es la causa más habitual de consulta en atención primaria por dolor abdominal. La fisiopatología es desconocida, e implica desde alteraciones en la motilidad intestinal hasta una alteración en la percepción periférica y el procesado central de la nocicepción del aparato digestivo, conocida como «hipersensibilidad visceral» 2,

Se define mediante los criterios de Roma III, que consisten en dolor o molestia abdominal que se asocia a 2 o más de los siguientes criterios: a) mejoría de los síntomas con la defecación; b) cambio en la frecuencia de las deposiciones; o c) cambio en las características de las deposiciones.

Estos síntomas deben estar presentes al menos 2 días por semana durante los últimos 3 meses, con un inicio de al menos 6 meses de anterioridad. Existen 4 subtipos de SII según el predominio de los síntomas: a) tipo estreñimiento; b) tipo diarrea; c) tipo alternancia; y d) indeterminado 3, La compleja y desconocida patogénesis y las diferencias entre el perfil de paciente que cumple los criterios de Roma III dificultan el desarrollo de estrategias útiles en cuanto al tratamiento del SII.

El 60% de los pacientes asocia la ingesta de algún alimento con la presencia o exacerbación de síntomas. La clínica se presenta en un período de 15 min-3 h tras la ingesta en un 28-93% de los pacientes respectivamente. Los alimentos implicados pueden desencadenar los síntomas por distintos mecanismos (activación de mastocitos y mecanorreceptores, déficit enzimáticos, alteración de la motilidad intestinal, distensión abdominal o activación quimiosensorial por moléculas bioactivas).

La restricción de ciertos alimentos (gluten, fibra, fructosa, lactosa, cafeína, aminas, fructosa, sorbitol, etc.) siempre ha estado presente en el manejo del SII. En cualquier caso los alimentos no son la causa de la enfermedad, sino el factor desencadenante de los síntomas. La ingesta de FODMAPs induce síntomas en pacientes con SII, de forma dosis dependiente y más marcada si se toman conjuntamente 4,5,

Todas las investigaciones en la materia indican que hasta un 70% de los pacientes que siguen una dieta pobre en FODMAP presentan una importante mejoría en los síntomas, sobre todo los relacionados con el dolor y la distensión abdominal 6-13, El síntoma que menos mejora es el estreñimiento, que se puede relacionar con el bajo aporte de fibra de este modelo dietético.

En 2010 la dieta pobre en FODMAPs entró a formar parte de las directrices para el tratamiento del SII de la Asociación Británica de Dietética 14, y en 2011 fue incluida en las guías australianas 15, Los gastroenterológos españoles utilizan con más frecuencia fármacos (espasmolíticos, antidiarreicos, fibra, laxantes, ansiolíticos) que medidas dietéticas para el tratamiento de los síntomas principales 16, pese a que las modificaciones dietéticas son el mecanismo más frecuente de autogestión de síntomas por parte de los pacientes 17,

La última guía española sobre manejo clínico de esta enfermedad es de 2005, por lo que no incluye este novedoso enfoque dietético 18, En este artículo revisaremos el concepto de FODMAPs, su presencia en los distintos alimentos y cómo elaborar dicho plan dietético.

• Se absorben con dificultad en el intestino delgado, La fructosa (monosacárido presente en frutas), por ejemplo, se absorbe a la mitad de la velocidad de la glucosa; la lactosa (disacárido presente en lácteos) debe ser primero hidrolizada en glucosa y galactosa, y muchas personas presentan déficit de lactasa; los oligosacáridos no digeribles, como los fructanos y galactanos (presentes en vegetales y hortalizas, principalmente) suelen acumularse en la porción distal del intestino delgado y en la porción proximal del intestino grueso, volviéndose así susceptibles de metabolización por la flora intestinal. • Son osmóticamente activos, Cuando están presentes en la luz intestinal estimulan la movilización de grandes cantidades de agua, lo cual altera el peristaltismo intestinal normal, produce distensión y dolor abdominal y deposiciones de consistencia disminuida 19, • Son rápidamente fermentables, En muchos casos son el sustrato ideal de la flora intestinal normal y patológica. El producto de esta fermentación es la presencia de gas, con la consiguiente distensión y activación de ciertas vías de la nocicepción 20,

El acrónimo FODMAPs fue definido por un grupo australiano en el año 2001, para referirse a hidratos de carbono de cadena corta fermentables, que producen sintomatología digestiva en aquellos sujetos con hipersensibilidad visceral 21, Este grupo de alimentos incluye:

– Oligosacáridos: fructanos y galactanos. No son digeribles por las enzimas intestinales; siempre son fermentados por las bacterias intestinales.

• Fructanos : son polímeros de fructosa con una molécula de glucosa en el extremo. Los fructanos con un grado de polimerización de 2 a 10 son comúnmente llamados fructooligosacáridos (FOS). Los FOS, especialmente en forma de inulina, se añaden frecuentemente a alimentos, tales como bebidas, salsas, barritas energéticas para aumentar su contenido en fibra y desempeñar el papel de prebiótico. También pueden estar presentes en laxantes o productos de nutrición enteral 22, Están presentes en ciertos vegetales (alcachofas, espárragos, guisantes, cebollas, ajos, puerros, coles de Bruselas, remolacha, achicoria, brócoli, repollo, hinojo), legumbres (guisantes, lentejas, garbanzos), frutos secos (pistachos) y frutas (melocotón, sandía, caqui y chirimoya). Una de las mayores fuentes de fructanos en la dieta es el trigo, que está presente en muchos alimentos, incluyendo galletas, pan, cereales de desayuno, pasta, cuscús y muchos productos horneados. El centeno y la cebada son también cereales ricos en fructanos. • Galactanos : son polímeros de galactosa. Las principales fuentes dietéticas son ciertas legumbres, como alubias, garbanzos y productos de soja, coles de Bruselas, nueces y repollo. El consumo de estos alimentos es frecuente en dietas vegetarianas, así como en la cocina india y mejicana.

– Disacáridos (lactosa) : compuesto por glucosa y galactosa, presente en la leche de los mamíferos. La lactasa es la enzima que metaboliza la lactosa, y sus niveles dependen de factores genéticos, étnicos o afecciones digestivas. Los síntomas asociados a malabsorción de lactosa se presentan con una ingesta superior a 7 g. Las fuentes alimentarias principales son leche, yogur, helados, natillas y quesos blandos. En el tratamiento de la intolerancia a la lactosa se pueden emplear suplementos de lactasa. – Monosacárido (fructosa) : presente en forma natural en frutas, verduras, miel y como aditivo en alimentos etiquetados como «diet o light», bebidas y néctares. La ingesta de este monosacárido se ha incrementado considerablemente en los últimos años, especialmente en la forma de «jarabe de maíz alto en fructosa» (JMAF), que aporta un gran poder edulcorante y además barato en una amplia gama de alimentos procesados. En los países desarrollados y en vías de desarrollo el consumo de bebidas gaseosas ha aumentado significativamente en la población, lo que implica un elevado consumo de fructosa asociado a efectos nocivos en la salud (esteatosis hepática, alteración en la sensibilidad a la insulina, diabetes tipo 2 o malabsorción de fructosa con sintomatología gastrointestinal asociada) 23, En el intestino delgado, específicamente en la membrana apical del enterocito, se produce la absorción de fructosa, donde se encuentra el transportador de glucosa 5 (GLUT5), único y específico para fructosa. La transporta en forma pasiva desde el lumen a la sangre. Otro transportador de fructosa, de baja afinidad, es el GLUT2, que también es capaz de reconocer otros monosacáridos como la glucosa y la galactosa. La fructosa se absorbe más lentamente que la glucosa, aunque es captada y metabolizada de manera más rápida por el hígado. La absorción de fructosa aumenta en presencia de glucosa, galactosa y algunos aminoácidos y disminuye por la presencia de sorbitol. La distribución del GLUT-5 en el intestino es mayor en la zona proximal (duodeno y yeyuno proximal) y su expresión génica parece estar estrictamente regulada por factores como la nutrición, las hormonas y los ciclos circadianos. La fructosa tiene una absorción limitada en el intestino delgado; la mitad de la población no puede absorber una carga mayor a 25 g. Las consecuencias fisiológicas de la mala absorción de fructosa incluyen un aumento de la carga osmótica luminal, ser sustrato de rápida fermentación por las bacterias del colon, alterar la motilidad gastrointestinal y generar un cambio en la flora intestinal. En los casos con intolerancia a la fructosa se pueden emplear suplementos de xilosa-isomerasa. Los principales alimentos con alto contenido en fructosa son: manzana, cereza, mango, pera, sandía, espárragos, alcachofas, miel y JMAF. – Polioles: alcoholes derivados del azúcar (sorbitol, manitol, maltitol, xilitol, isomaltosa). Se encuentran en muchos alimentos procesados, incluyendo caramelos, chicles, helados, pasteles, productos horneados y chocolate. También se pueden encontrar en pasta de dientes y enjuague bucal. Los polioles solo se digieren y absorben parcialmente en el intestino delgado, alcanzan el intestino grueso, donde son fermentados por bacterias. Al menos el 70% de los polioles no son absorbidos en sujetos sanos. Un exceso de polioles (por ejemplo, una cantidad mayor de 50 g de sorbitol por día o mayor de 20 g de manitol por día) puede causar diarrea y molestias abdominales. El sorbitol lo encontramos en frutas (manzana, albaricoques, aguacate, moras, cerezas, nectarinas, peras, ciruelas, pasas) y el manitol en vegetales (coliflor, champiñones).

La ingesta de FODMAPs varía según las regiones; en Norteamérica y Europa el consumo fundamental de FODMAPs es a base de fructosa y fructanos. En las últimas 4 décadas el consumo de bebidas azucaradas ha aumentado hasta alcanzar el 22% del aporte calórico total.

  1. Asimismo, también ha aumentado la ingesta de pasta y pizza, fuentes fundamentales de fructanos, gracias a su estabilidad y palatabilidad.
  2. No disponemos de datos sobre el consumo de polioles, pero sospechamos que también su ingesta ha aumentado, como aditivos en distintos productos light.
  3. Diagnóstico de malabsorción de fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols La prevalencia de malabsorción de fructosa y de lactosa en pacientes con SII es de un 45% y 25% respectivamente 24,

En aquellos casos en los que se pueda demostrar, mediante test de aliento, una correcta absorción de fructosa y de lactosa, no sería precisa la restricción de estos nutrientes. La restricción de ingesta de polioles se aconseja en todos los casos. Hay que tener en cuenta que no tenemos disponible el test de aliento para 2 de los principales FODMAPs (fructanos y glucanos).

Además, también hay que considerar la posibilidad de falsos positivos en el test de aliento en aquellos pacientes que padezcan sobrecrecimiento bacteriano, alteraciones en la motilidad intestinal y en la velocidad del tránsito, todas ellas habituales en pacientes con SII. Cómo elaborar el plan dietético Los modelos dietéticos establecidos hasta ahora para el tratamiento del SII se basaban en la eliminación puntual de algunos alimentos.

Con este nuevo modelo se pretende una reducción global y simultánea de FODMAPs, de todos los hidratos de carbono de cadena corta fermentables que pueden provocar síntomas digestivos similares. La sintomatología es individual, depende de la sensibilidad de cada individuo.

  • La mejoría de los síntomas es significativa tras 7 días de seguimiento de la dieta, y sobre todo en aquellos pacientes que presentaban previamente malabsorción de fructosa.
  • El equipo de la Universidad Monash ha desarrollo un cuestionario de frecuencia alimentaria con ítems (Comprehensive Nutrition Assessment Questionnaire), para analizar el consumo de macro y micronutrientes, FODMAPs e índice glucémico que puede ser útil analizar antes de iniciar la dieta (para valorar y comprobar si la evolución es distinta en función de la ingesta previa de FODMAPs), así como al finalizar la fase de eliminación, para comprobar la adherencia 25,

Además han diseñado una aplicación para smartphone que puede ser de gran utilidad para los pacientes 26, Se aconseja mantener este modelo dietético durante 6-8 semanas, con reintroducción posterior de los alimentos eliminados, por grupos de distintos FODMAPs y de forma no sumatoria, para evitar el efecto aditivo e identificar la tolerancia individual de cada grupo.

  • A largo plazo, el paciente podrá controlar sus síntomas consumiendo alimentos que contienen FODMAPs conforme a su límite de tolerancia.
  • Este modelo de dieta no incluye la restricción de gluten, que solo se indicará en casos de celiaquía o intolerancia al gluten no celiaca.
  • Así pues, la dieta pobre en FODMAPs limita el consumo de fructosa, fructo-oligosacáricos y galacto-oligosacáridos, lactosa y polioles.

En la práctica, evitar estos componentes significa evitar los siguientes alimentos con alto contenido en FODMAPs:

• Cereales como el trigo y derivados, el centeno y la cebada. • Frutas como la manzana, la pera, la sandía, el melocotón, las cerezas, las moras, las nectarinas o el mango. • Verduras y hortalizas como la achicoria, la cebolla, el ajo, las alcachofas, los espárragos, la remolacha, las coles de Bruselas, el brócoli, el puerro, la coliflor o los champiñones. • Legumbres en general: guisantes, lentejas, habas, judías blancas, soja y garbanzos. • Lácteos: evite la leche y derivados. Escójalos sin lactosa y también puede tomar bebidas vegetales enriquecidas en calcio como sustitutivo. • Miel. • Edulcorantes artificiales que contengan sorbitol (E420), manitol (E421), isomaltosa (E953), maltitol (E965) y xilitol (E967).

Recomendaciones generales para pacientes:

– Elabore un diario dietético, en el que deberá apuntar todo lo que come y la sintomatología que presente ese día, tanto la frecuencia como la intensidad (dolor abdominal, gases, distensión abdominal, número y características de las deposiciones). Puede utilizar la escala de Bristol para especificar el aspecto de las heces y el Irritable Bowel Severity Scoring System para cuantificar la evolución de los síntomas 27,28, – Recuerde que no todas las personas son iguales. Habrá alimentos que usted tolere bien y otras personas no. Por esto es importante llevar un diario dietético. – Personas que requieran una atención nutricional especial (niños, embarazadas, personas con enfermedades crónicas) deberán seguir esta dieta solo bajo la supervisión de un nutricionista/dietista con experiencia en dietas terapéuticas. Una dieta muy restrictiva tiene el riesgo de ser nutricionalmente inadecuada. – Deberá tener presente siempre no solo la lista de alimentos restringidos, sino también las opciones que se le han propuesto para sustituir o reemplazar dichos alimentos y poder mantener así una dieta variada. – Consulte con su médico la necesidad de suplementación con vitaminas si no toma 2-3 lácteos y 5 raciones verduras-frutas cada día. – Se aconseja revisar detalladamente las etiquetas de los alimentos envasados y fármacos cuando esté en la fase de dieta pobre en FODMAPs, y asegurarse de que no contengan ninguno de los ingredientes enumerados en la tabla 2, – Evite la toma de laxantes. En caso de hacerlo consulte con su médico porque alguno de ellos puede contener FODMAPs, como la inulina. – Si toma suplementos nutricionales o productos de nutrición enteral debe comprobar que no contienen FOS/inulina. En caso de dudas consulte con su médico/nutricionista para valorar la sustitución por otro tipo. – La ingesta de proteína animal (carne, pescado, huevos) no se ve limitada en este tipo de dieta.

Fases de la dieta:

– 1. a fase: eliminación, dieta pobre en FODMAPs, durante 6-8 semanas. Se considera que una dieta es pobre en FODMAPs si aporta menos de 0,5 g por ingesta o menos de 3 g/día (la dieta australiana contiene, como media, 23,7 g FODMAPs/día) 29, No disponemos de estudios en nuestro país relacionados con la ingesta habitual de FODMAPs ni tablas de composición de alimentos detalladas en relación con estos nutrientes.

Para la elaboración de la dieta tendrá en cuenta los alimentos detallados en la tabla 1,

– 2. a fase: reintroducción de alimentos eliminados finalizada la fase 1. Aconsejamos reintroducción progresiva de los alimentos, por grupos detallados en la tabla 2, de forma no sumatoria. Por ejemplo, la primera semana reintroducirá solo alimentos ricos en fructosa, la segunda solo alimentos ricos en lactosa (excluyendo los ricos en fructosa que había probado la primera semana), la tercera solo los ricos en fructanos y así sucesivamente.

En caso de que aparezcan síntomas con la reintroducción de uno de los grupos, suspenderá de nuevo este grupo y continuará con el siguiente. Se aconseja vigilar la aparición de síntomas asociados a la reintroducción de alimentos para identificarlos y valorar la eliminación definitiva de los mismos.

– 3. a fase: a largo plazo el paciente puede controlar sus síntomas, consumiendo alimentos que contienen FODMAPs conforme a su límite de tolerancia.

Una de las grandes ventajas de la dieta pobre en FODMAPs es la posibilidad de capacitar a los pacientes para controlar sus propios síntomas intestinales a largo plazo y la consecuente disminución del uso de fármacos. Dificultades y efectos negativos Es fundamental una correcta educación dietética, realizada por profesionales cualificados, para conseguir una buena adherencia a este plan dietético.

En estudios prospectivos se ha comunicado que el 66% de los participantes consideraban fácil el seguimiento de este plan dietético 30, Se necesitan estudios a largo plazo para confirmar la seguridad de este modelo de dieta. Pautas excesivamente restrictivas pueden llegar a ser nutricionalmente deficitarias.

En general, por definición, se eliminan de la dieta una lista de alimentos que pueden ser sustituidos por otros con iguales propiedades dentro de cada grupo alimentario (frutas, verduras, etc.). El grupo más difícil para encontrar intercambio es el de las legumbres, ricas en fructanos y glucanos.

  • En aquellos casos en los que la ingesta de frutas, verduras y lácteos permitidos no alcance los requerimientos se deberá valorar la suplementación con vitaminas-minerales.
  • El bajo aporte de fibra, con el efecto prebiótico que conlleva, podría tener un efecto negativo que habrá que estudiar 6,
  • El significado clínico de los cambios que se producen en la microbiota durante el seguimiento de esta dieta está por conocer 31,

En este sentido, cabría la posibilidad de realizar un tratamiento concomitante con probióticos. Otro aspecto fundamental para elaborar los planes dietéticos y otros materiales que pueden ser muy útiles para los pacientes ( apps, libros con recetas, etc.) es que cada país debería disponer de tablas de composición de los alimentos de consumo habitual, con datos detallados y actualizados del contenido en FODMAPs.

Las distintas especies, formas de cultivo, etc. pueden hacer que los planes propuestos en otros países no sean totalmente extrapolables a nuestra población. Otras indicaciones para dieta pobre en fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols En los últimos años se está estudiando el efecto de la dieta pobre en FODMAPs en otras enfermedades como: enfermedad celíaca, enfermedad inflamatoria intestinal, síndrome depresivo 32, fatiga crónica y fibromialgia.

Los estudios son preliminares y con resultados más discretos que los publicados en el SII. Conclusiones La dieta pobre en FODMAPs constituye en la actualidad uno de los pilares fundamentales del tratamiento del SII, ya que se asocia a una mejoría sintomática (y por tanto de la calidad de vida) en un 70% de los pacientes.

Para evitar déficit nutricionales se aconseja, tras el período de eliminación de FODMAPs (6-8 semanas) y la mejoría clínica consecuente, ir reintroduciendo alimentos para llegar a identificar aquellos (y la cantidad de los mismos) que en cada paciente producen sintomatología. Se necesitan estudios para identificar variables predictivas de la efectividad de este modelo dietético, más allá de la adherencia, así como para poder identificar aquellos pacientes que no van a presentar mejoría clínica.

En estos casos, quizás otro tipo de nutrientes u otros mecanismos fisiopatológicos podrían estar implicados. Conflicto de intereses Los autores niegan conflicto de intereses en relación con el artículo presentado. Bibliografía R.M. Lowell, A.C. Ford. Global prevalence of and risk factors for irritable bowel syndrome: A meta-analysis.

  • Clin Gastroenterol Hepatol, 10 (2012), pp.712-721 M.
  • Costantini, G.C.
  • Sturniolo, G.
  • Zaninotto, R.
  • D’Inca, R. Polo, R.
  • Naccarato, et al,
  • Altered esophageal pain threshold in irritable bowel syndrome.
  • Dig Dis Sci, 38 (1993), pp.206-212 Criterios Roma III: Drossman DA, moderator.
  • AGA Clinical Symposium – Rome III: New Criteria for the functional GI disorders.

Program and abstracts of Digestive Disease Week; May 20-25, 2006; Los Angeles, California,S.J.P.F. Shepherd, J.G. Muir, P.R. Gibson. Dietary triggers of abdominal symptoms in patients with irritable bowel syndrome: Randomized placebo-controlled evidence.

  1. Clin Gastroenterol Hepatol, 6 (2008), pp.765-771 C.J.
  2. Tuck, J.G.
  3. Muir, Barrett Js.
  4. Fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols: Role in irritable bowel syndrome.
  5. Expert Rev Gastroenterol Hepatol, 8 (2014), pp.819-834 H.M.
  6. Staudacher, M.C.
  7. Lorner, J.L.
  8. Anderson, J.S.
  9. Barrett, J.G.

Muir, P.M. Irving, et al, Fermentable carbohydrate restriction reduces luminal bifidobacteria and gastrointestinal symptoms in patients with irritable bowel syndrome. J Nutr, 142 (2012), pp.1510-1518 N. Pedersen, D.V. Ankersen, M. Felding, Z. Vegh, J. Burisch, P.

  1. Munkholm. Mo1210 low FODMAP diet reduces irritable bowel symptoms and improves quality of life in patients with inflammatory bowel disease in a randomized controlled trial.
  2. Gastroenterology, 146 (2014), S-587 N.
  3. Pedersen, N.N.
  4. Andersen, Z. Végh, L.
  5. Jensen, D.V.
  6. Ankersen, M.
  7. Felding, et al,
  8. Ehealth: Low FODMAP diet vs Lactobacillus rhamnosus GG in irritable bowel syndrome.

World J Gastroenterol WJG, 43 (2014), pp.16215-16226 R. Harvie, M. Schultz, A. Chisholm. A reduction in FODMAP intake correlates strongly with a reduction in IBS symptoms–the FIBS study. J Gastroenterol Hepatol, 28 (2013), pp.23-693 E.P. Halmos, V.A. Power, S.J.

  • Shepherd, P.R.
  • Gibson, J.G. Muir.
  • A diet low in FODMAPs reduces symptoms of irritable bowel syndrome.
  • Gastroenterology, 146 (2013), pp.67-75 L. Böhn, S.
  • Störsrud, T.
  • LiIjebo, L.
  • Collin, H.
  • Törnblom, M. Simrén.
  • A Multi-center, randomized, controlled, single-blind, comparative trial: Low-FODMAP diet versus traditional dietary advice in IBS.

United Eur Gastroenterol J, 2 (2014), pp. A1-A131 A. Marsh, E.M. Eslick, G.D. Eslick. Does a diet low in FODMAPs reduce symptoms associated with functional gastrointestinal disorders? A comprehensive systematic review and meta-analysis.D.K.M.S. Ong, J.S. Barrett, S.J.

  • Shepherd, P.M.
  • Irving, J.R.
  • Biesiekierski, S.
  • Smith, et al,
  • Manipulation of dietary short chain carbohydrates alters the pattern of gas production and genesis of symptoms in irritable bowel syndrome.
  • J Gastroenterol Hepatol, 25 (2010), pp.1366-1373 Y.A.
  • McKenzie, A. Alder, W.
  • Anderson, A. Wills, L.
  • Goddard, P.

Gulia, et al, British Dietetic Association. UK evidence-based practice guidelines for the dietetic management of irritable bowel syndrome (IBS) in adults. J Hum Nutr Diet, 25 (2012), pp.260-274 Government NSW. Australia therapeutic diet specifications for adult inpatients.

Chatswood, New South Wales, Australia: Agency for Clinical Innovation; 2011.C. Almansa, E. Díaz-Rubio Manuel Rey. Manejo clínico de los pacientes con síndrome de intestino irritable: resultados de una encuesta entre gastroenterólogos españoles. Rev Esp Enferm Dig, 103 (2011), pp.570-575 G.A. Lied, K. Lillestøl, R.

Lind, J. Valeur, M.H. Morken, K. Vaali, et al, Perceived food hypersensitivity: a review of 10 years of interdisciplinary research at a reference center. Scand J Gastroenterol, 46 (2011), pp.1169-1178 Grupo de trabajo de la guía de práctica clínica sobre el síndrome del intestino irritable.

Manejo del paciente con síndrome del intestino irritable. Barcelona: Asociación Española de Gastroenterología, Sociedad Española de Familia y Comunitaria y Centro Cochrane Iberoamericano; 2005.J.S. Barrett, R.B. Gearry, J.G. Muir, P.M. Irving, R. Rose, O. Rosella, et al, Dietary poorly absorbed, short-chain carbohydrates increase delivery of water and fermentable substrates to the proximal colon.

Aliment Pharmacol Ther, 31 (2010), pp.874-882 Monash University, CC.S. The Monash University low FODMAPs diet.4 th ed, Monash University, (2012), E.P. Halmos. Role of FODMAP content in enteral nutrition-associated diarrhea. J Gastroenterol Hepatol, 28 (2013), pp.25-28 M.J.

Riveros, A. Parada, P. Pettinelli. Consumo de fructosa y sus implicaciones para la salud; malabsorción de fructosa e hígado graso no alcohólico. Nutr Hosp, 29 (2014), pp.491-499 J.S. Barrett, P.M. Irving, S.J. Shepherd, J.G. Muir, P.R. Gibson. Comparison of the prevalence of fructose and lactose malabsorption across chronic intestinal disorders.

Aliment Pharmacol Ther, 30 (2009), pp.165-174 J.S. Barrett, P.R. Gibson. Development and validation of a comprehensive semi-quantitative food frequency questionnaire that includes FODMAP intake and glycemic index. J Am Diet Assoc, 110 (2010), pp.1469-1476 Monash University.

The Monash University Low FODMAP App. Disponible en: http://www.med.monash.edu/cecs/gastro/fodmap/ S.J1 Lewis, K.W. Heaton. Stool form scale as a useful guide to intestinal transit time. Scand J Gastroenterol, 32 (1997), pp.920-924 C.V. Francis, J. Morris, P.J. Whorwell. The irritable bowel severity scoring system: A simple method of monitoring irritable bowel syndrome and its progress.

Aliment Pharmacol Ther, 11 (1997), pp.395-402 E.P. Halmos, C.T. Christophersen, A.R. Bird, S.J. Shepherd, P.R. Gibson, J.G. Muir. Diets that differ in their FODMAP content alter the colonic luminal microenvironment. Gut, 64 (2015), pp.93-100 R.H. De Roest, B.R.

Dobbs, B.A. Chapman, B. Batman, L.A. O’Brien, J.A. Leeper, et al, The low FODMAP diet improves gastrointestinal symptoms in patients with irritable bowel syndrome: A prospective in study. Int J Clin Pract, 67 (2013), pp.895-903 E.P. Halmos, C.T. Chrisophersen, A.R. Bird, S. Shepherd, P. Gibson, J. Muir, et al,

The low FODMAP diet alters the composition of the colonic microbiota compared to a typical Australian intake in patients with irritable bowel syndrome: A randomised controlled cross-over trial. J Gastroenterol Hepatol, 28 (2013), pp.122 M. Ledochowski, B.

¿Cuál es el mejor Probiotico para el colon irritable?

Mi pareja ha tenido colon irritable desde los últimos 5 años; vivir con ello es incómodo y hasta incluso te puede llegar a limitar. Es por eso que he decidido poner por escrito tanto lo que he aprendido con ella y con otros especialistas en todo este tiempo para que sepas lo que debes hacer y qué probióticos tomar para el colon irritable.

Los probióticos más adecuados para el colon irritable son aquellos que cuentan con cepas bacterianas (como los lactobacilos y las bifidobacterias), elementos que ayuden a la permeabilidad intestinal (como la glutamina) y prebióticos que preparen el terreno a los probióticos (como la inulina). Teniendo en cuenta estas tres características es un buen comienzo para la toma de probióticos teniendo colon irritable.

Sin embargo, cada persona es diferente y las causas que provocan que su intestino esté desajustado pueden variar. Aquí te explico un poco más para que te quede bien claro 🙂 Tomar probióticos para el colon irritable alivia sus síntomas y corrige la flora intestinal desbalanceada. Por cierto, si es de las primeras veces que oyes hablar sobre los probióticos, tengo un artículo superfácil de entender en el que te explico para qué sirven los probióticos, qué son y cómo usarlos. Merece la pena que le eches un ojo 😉

¿Qué cenar para evitar los gases?

Cenas para combatir los gases – Cenas para combatir la hinchazón abdominal Nunca te abrochan los pantalones, en biquini tienes que ir metiendo tripa, a veces parece incluso que estás embarazada y encima tienes gases ¿Por qué tienes la tripa hinchada? “El vientre hinchado o la distensión abdominal puede presentarse en personas con peso bajo o con exceso de peso”, dicen desde el Departamento de Medicina Estética y Nutrición de, Getty Images

  • Causas de la hinchazón abdominal
  • “Comer deprisa así como ingerir determinados nutrientes de los alimentos (como la fibra de las verduras crudas) son unas de las principales causas de la hinchazón abdominal”, recalca Silvia Zaragoza, nutricionista de,
  • Como nos explican desde YTS Medispa, dentro de las causas mas frecuentes de la distensión podemos encontrar como ejemplo:

– Laxitud de los músculos abdominales. Es una falta de tensión en los músculos del abdomen, que no son capaces de sujetar la masa abdominal y producen tripa. Una característica de este problema es ver que se va teniendo más tripa a medida que avanza el día.

Se da con mayor frecuencia tras embarazos, pérdidas bruscas de peso, etc.- Dispepsia o molestias estomacales. Son molestias en la parte superior del abdomen y pueden ir acompañadas de otros síntomas como hinchazón abdominal, acidez, digestiones pesadas, saciedad precoz, eructos, regurgitaciones o vómitos.

– Intolerancias alimentarias. Aparecen cuando existe dificultad para digerir ciertos componentes de los alimentos como la lactosa, fructosa, gluten, etc. Al no poder ser digeridos adecuadamente avanzan por el intestino y son el alimento de diferentes bacterias intestinales, provocando dolor abdominal, diarreas y gases.

– Enfermedades inflamatorias intestinales. Como la colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, que cursan con molestias digestivas e hinchazón abdominal.- Estreñimiento. La falta de fibra en la dieta o un funcionamiento más lento del intestino debido a otros motivos pueden provocar enlentecimiento del tránsito intestinal y que se acumulen las heces en el mismo, lo que produce pesadez abdominal y distensión abdominal.

– Toma de ciertos alimentos que producen gases (flatulencia). Hay alimentos que provocan gases y son más difíciles de digerir como por ejemplo algunas verduras, bebidas gaseosas, algunos azúcares, etc.- Comidas copias y ricas en grasa, comer muy deprisa. Getty Images

  1. Cómo evitar este problema
  2. Para la experta de Nooddle “lo más importante es masticar bien y consumir los alimentos preferiblemente cocinados para que sean más digeribles”.
  3. “Dependiendo de la causa que lo produzca la soluciones serán distintas y en algunas habrá que acudir al médico para su valoración”, dicen desde YTS Medispa. Pero estos expertos nos dan recomendaciones generales que nos pueden ayudar a todos:

– Comer despacio, masticar bien y con la boca cerrada. – Mejor comer poca cantidad muchas veces al día.- Evitar hablar mientras masticamos.- No beber con pajita o a sorbos.- Evitar las bebidas alcohólicas y las bebidas carbonatadas.- Si se padece estreñimiento, aumentar la fibra en la alimentación, procurar tomar todos los días fruta e ingerir entre 1,5 y 2 litros de agua al día.- Evitar las verduras flatulentas (col, coliflor, brócoli, alcachofas, pimientos), evitar el pan caliente, la pasta o algunas legumbres, los edulcorantes artificiales (manitol, sorbitol), un exceso de grasa en las comidas y abstenerse del alcohol.

– Evitar las comidas muy condimentadas. Zaragoza apunta también a las legumbres (a excepción de los guisantes), los frutos secos, el arroz integral y el pan integral”, como alimentos que causan hinchazón. Esta nutricionista señala también el gluten presente en el trigo, el centeno, la cebada y la avena (por contaminación cruzada) como causa de malestar abdominal.

“También debes evitar toda la familia de la col (repollo, coliflor y brócoli) ya que contienen fructanos que se han relacionado con la sensibilidad al gluten no celíaca, además de la lactosa, especialmente la de la leche y los quesos curados y cremosos”, añade. Getty Images La importancia de la cena Como dicen los expertos en nutrición de YTS Medispa, “si padecemos de distensión abdominal hay que prestar especial atención a las cenas para que no nos afecte al sueño”. Estas son las recomendaciones del equipo de YTS Medispa para cenar sin tener molestias digestivas: – Evitar las verduras que producen gases, como la lechuga, verduras de hoja grande, coliflor, repollo, brócoli.- Incluir alimentos proteicos en la cena (tortilla francesa, filete de pollo a la plancha, pescado a la plancha, etc.) pero evitar las carnes rojas por la noche.

  • – Si el problema no mejora es importante acudir al médico para que valore las causas de la distensión abdominal y pueda recomendar un tratamiento adecuado.
  • Entre los alimentos recomendados para evitar la hinchazón abdominal la nutricionista de Nooddle señala el calabacín, la zanahoria y la calabaza cocidas o en forma de crema o puré; el pollo y los pescados blancos; la patata o el arroz blanco hervidos; el queso fresco, el yogur, la manzana y la pera al horno, y el plátano maduro.
  • Tres cenas que combaten la hinchazón
  • Los expertos de Noodddle nos han preparado tres sencillos menús de cena para evitar la hinchazón abdominal, para tres niveles de apetito y tiempos de preparación.
  • MENÚ COMPLETO

Nooddle App Crema de zanahoria y calabacín Ingredientes (2 personas).2 zanahorias, medio calabacín, media cebolla, 2 cucharadas de aceite de oliva, 2 pizcas de sal. Preparación (25 minutos). Pela y corta en rodajas la zanahoria. Lava y corta en rodajas el calabacín y corta la cebolla en tiras.

En una olla echa un poco de aceite de oliva y saltea, a fuego medio, las verduras. A los 3-4 minutos cúbrelas con agua, echa sal, tapa y cocina unos 20 min hasta que las verduras estén tiernas. Bate, sirve en cuencos y ¡a comer! Truco. Si te gustan las cremas espesas, añade una patata a la olla. Merluza al horno con patatas Ingredientes (2 personas).2 lomos de merluza, 2 patatas, 1 cebolla, 3 cucharadas de aceite de oliva, 1 pizca de pimienta, 2 pizcas de sal.

Preparación (35 minutos). Pela la patata y la cebolla, y corta en rodajas finas. Precalienta el horno a 150°C. En una bandeja de horno coloca las verduras, sazónalas al gusto y riégalas con un chorrito de aceite. Deja que se cocinen durante 15 minutos a 180°C.

Pasado ese tiempo abre el horno, da la vuelta a las verduras y coloca la merluza (o lomos de merluza en su caso) sobre las verduras. Echa un poco de sal y pimienta al pescado y sube el horno a 200°C. Cocina el pescado unos 10-15 minutos (según tamaño). Antes de sacarla, con un tenedor comprueba si está cocinada por dentro.

Truco. Puedes sustituir la merluza por el pescado que tengas y añadir rodajas de tomate o calabacín a la receta, o sazonar el pescado con distintas hierbas aromáticas. Nooddle App Vasito de piña y arándanos Ingredientes postre (2 personas).2 rodajas de piña, 2 puñados de arándanos. Preparación (5 minutos). Lava los arándanos en agua. Corta dos rodajas de piña y luego córtalas en trocitos. En un vasito mezcla la piña y los arándanos.

Psst. La zanahoria contiene pectinas, un tipo de fibra que al cocinarse adquiere una textura de gel muy beneficiosa para el intestino. La merluza apenas tiene grasa y aporta proteínas de alto valor biológico que hacen que sea más digerible. La piña contiene enzimas que facilitan la digestión de las proteínas del menú.

MENÚ LIGERO Nooddle App Pollo con calabacines Ingredientes (2 personas).1 pechuga de pollo, 1 calabacín, 1/2 cebolla, 1/2 limón, 2 cucharadas de aceite de oliva, 2 pizcas de sal. Preparación (20 minutos). Lava y corta en rodajas no muy gruesas el calabacín.

Corta en láminas la cebolla y la pechuga de pollo en tiras tamaño medio. Echa un chorrito de aceite en una sartén y cocina la cebolla un par de minutos. Echa el calabacín y un poco de sal. Raya un poco la cáscara del limón y viértela en la sartén. Saltea todo a fuego medio (5-7 min). En otra sartén, con un poquito de aceite, cocina el pollo.

Échale una pizca de sal y dos cucharadas de zumo de limón. Cuando el pollo esté cocinado, viértelo en la sartén de los calabacines y, con suavidad, integra todos los ingredientes. Sírvelo con alguna rodaja de limón. Truco, Puedes emplear la misma sartén, sin limpiarla, para hacer toda la receta para potenciar los sabores.

Nooddle App Yogur con semillas de chía y mango Ingredientes (2 personas).1 yogur, 1/2 mango, 1 cucharada de semillas de chía. Preparación (10 minutos). Vierte el yogur y las semillas de chía en un cuenco. Revuelve bien. Déjalo reposar apenas 5 min, verás que es suficiente para que se te ablanden las semillas.

Mientras, pela y corta medio mango en dados. Vierte el yogur con las semillas de chía en un vaso y coloca los trozos de mango por encima. Psst. El pollo apenas tiene grasas, por lo que es de fácil asimilación y digestiva. El yogur, al ser fermentado, apenas contiene lactosa (mejor natural y desnatado).

  1. La chía, al mezclarla con el yogur, absorbe agua favoreciendo la asimilación del calcio, el hierro, el potasio, el magnesio y la fibra que contiene.
  2. El mango contiene enzimas que facilitan la digestión de las proteínas.
  3. PLATO ÚNICO EXPRÉS Nooddle App Alcachofas con guisantes y patatas Ingredientes (2 personas).2 patatas, 1/2 cebolla, 250 g de alcachofas en conserva, 1/2 bote pequeño de guisantes en conserva, 4 cc de aceite de oliva, 3 pizcas de sal.

Preparación (20 minutos). Lava y pela las patatas en cuadrados no muy grandes, y corta en tiras la cebolla. En una sartén vierte abundante aceite y fríe las patatas. Retíralas y colócalas en papel de cocina para quitarle el mayor aceite de posible. Échales un poco de sal.

  • En otra sartén con un poco de aceite, cocina la cebolla a fuego medio.
  • A los 5 min, vierte las alcachofas y los guisantes (ambos escurridos previamente de sus botes).
  • Saltea las verduras.
  • Da vuelta a las alcachofas de vez en cuando para que se hagan por ambos lados.
  • Echa un poco de sal a las verduras.
  • Cuando estén hechas, vierte las patatas en la sartén.

Mezcla para que se integren y vierte todo en tu plato. ¡A comer! Truco. Puedes añadir algunos tacos de jamón serrano al plato. Échalo junto con la cebolla. Psst. Los guisantes, a pesar de ser una legumbre, son los que menos fibra contienen y son ricos en proteínas.

¿Qué fruta es buena para desinflamar el intestino?

La ingesta de frutas y verduras es una de las principales recomendaciones de los especialistas para cuidar la salud del organismo y por ello no debe faltar en la dieta diaria. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja consumir al menos 400 gramos de estos alimentos cada día para aprovechar de mejor forma sus beneficios nutricionales.

  • Los expertos aseguran que si las personas no se alimentan de manera adecuada, el intestino almacenará toxinas que traen consecuencias como inflamación estomacal, estreñimiento y colon irritable,
  • Es por eso que para que el sistema digestivo funcione bien y se eviten esos molestos dolores se consuman alimentos que en cambio de cargarlo, ayuden a limpiarlo y aliviarlo.

Como parte del sistema digestivo está el colon, también conocido como el intestino grueso. Es un tubo largo y hueco en el cual el cuerpo produce y almacena las heces, precisa Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Las frutas le aportan fibra al organismo, nutriente clave para mantener la salud del colon favorable. – Foto: Getty Images/iStockphoto Este órgano extrae el agua y algunos nutrientes y electrolitos de los alimentos parcialmente digeridos, mientras que los restos no digeridos se mueven a través de este intestino y luego se almacenan en el recto y salen del cuerpo por el ano, explica el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

El colon está expuesto a muchos trastornos que afectan su capacidad para funcionar adecuadamente. Por ejemplo, es posible que presente colitis ulcerosa, una enfermedad que se registra con inflamación y llagas, o la enfermedad de Crohn, un padecimiento caracterizado por la inflamación del recubrimiento del tracto digestivo.

Una de las mejores formas de cuidarlo es con la ingesta de alimentos ricos en fibra y las frutas destacan por ser fuente de este nutriente. En la lista de las recomendadas para mejorar el proceso digestivo se encuentran la papaya, naranja, mango, granadilla, pitahaya, piña y ciruela pasa, las cuales ayudan a evitar el estreñimiento. La manzana es una fruta rica en fibra que ayuda e cuidar los intestinos. – Foto: Getty Images/iStockphoto Sin embargo, no son las únicas. Hay otra que ofrece beneficios al sistema digestivo y particularmente al colon. Es rica en vitaminas A, C, E y B9 y se les atribuye efectos antioxidantes, los cuales pueden ayudar a luchar contra los efectos que generan en el cuerpo los radicales libres.

Se trata de la manzana. Esta fruta contiene minerales, como calcio, fósforo, sodio, magnesio, hierro y potasio. Estos desempeñan un papel vital en mantener la salud del cuerpo, según una publicación de la revista Mejor con Salud, escrita por la nutricionista Elisa Morales. Comer a diario una porción ayuda a mantener un buen tránsito intestinal, gracias a sus importantes cantidades de fibra que favorece la digestión.

La especialista asegura que una manzana grande con piel contiene unos 30 gramos de carbohidratos y también de tres a cinco gramos de fibra dietética. Refiere una publicación en Food Science and Biotechnology en la cual se destaca que este nutriente puede ayudar en los procesos digestivos, sobre todo porque alimenta las bacterias saludables del intestino.

Otro artículo de este mismo sitio web, indica que esta fruta es beneficiosa para la salud intestinal y cita un estudio publicado en la revista Anaerobe, en el cual se dice que la mencionada fibra tendría una incidencia positiva en la flora intestinal, al mejorar la digestión y el funcionamiento del estómago.

Morales asegura que esta fruta cruda o al natural es buena para combatir el estreñimiento, mientras que al horno es adecuada en caso de diarrea, ya que en el proceso de cocción, la celulosa se ablanda y ofrece más consistencia a las heces. Los expertos recomiendan consumir la manzana con cáscara. – Foto: Getty Images/iStockphoto

¿Cómo funciona la dieta FODMAP?

Consiste en disminuir de la dieta alimentos ricos en oligosacáridos fermentables, disacáridos, monosacáridos y polioles. Este tipo de sustitución de alimentos o suspensión es relativa y progresiva, no siempre se debe suspender de inmediato, deberá disminuir la frecuencia en que se toman estos alimentos.

¿Qué queso se puede comer en la dieta FODMAP?

Productos lácteos – Puede ingerir: Leche de vaca sin lactosa. La leche de arroz y la leche de almendras están bien. También puede comer yogures, kéfir y helados sin lactosa y sorbetes hechos con frutas y edulcorantes bajos en FODMAP. (Estos a menudo indican “sin lactosa” en la etiqueta).

Puede comer pequeñas cantidades (2 cucharadas) de queso tipo “cottage”, queso crema o queso ricota. Los quesos duros como el cheddar, Colby, parmesano y suizo están bien. También lo están las pequeñas cantidades (1 onza) de quesos curados o maduros como el queso Brie, el queso azul y el queso feta. Evite: La leche, incluida la de vaca, cabra y oveja.

Evite la leche condensada o evaporada, el suero de leche, las natillas, la crema, la crema agria, el yogur y el helado. Evite la leche de soya. (Revise las etiquetas de las salsas para ver si contienen ingredientes lácteos).

¿Cuáles son los alimentos fermentables?

Resumen En los últimos años está creciendo el interés en la dieta pobre en fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols (FODMAPs) como pilar importante en el tratamiento del síndrome de intestino irritable (SII). Este modelo de dieta lo desarrolló un equipo multidisciplinar de la Universidad de Monash, en Melbourne, y empezó a ganar notoriedad a partir de la publicación de un estudio en 2008 que demostraba que los hidratos de carbono fermentables (FODMAPs) de la dieta actuaban como causantes de síntomas en los pacientes con SII.

Desde entonces se han llevado a cabo varios ensayos controlados aleatorizados que, aunque con muestras reducidas de pacientes, han vuelto a demostrar las ventajas de este modelo dietético. Palabras clave: FODMAPs Síndrome intestino irritable SII FOS Abstract In recent years, there has been growing interest in diet low in FODMAPs (fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols) as an important mainstay in the treatment of irritable bowel syndrome (IBS).

This model of diet was developed by a multidisciplinary team from the Monash University in Melbourne and became well-known after the publication of a study in 2008 showing that dietary FODMAPs acted as causing factors in patients with IBS. Since then there have been several randomized controlled trials which, although with small sample sizes, have again shown the benefits of this dietary pattern.

Keywords: FODMAPs Irritable bowel syndrome IBS FOS Texto completo Introducción El SII afecta en España al 2,3-12% de la población, es más frecuente en mujeres y en pacientes de menos de 55 años 1, Es la causa más habitual de consulta en atención primaria por dolor abdominal. La fisiopatología es desconocida, e implica desde alteraciones en la motilidad intestinal hasta una alteración en la percepción periférica y el procesado central de la nocicepción del aparato digestivo, conocida como «hipersensibilidad visceral» 2,

Se define mediante los criterios de Roma III, que consisten en dolor o molestia abdominal que se asocia a 2 o más de los siguientes criterios: a) mejoría de los síntomas con la defecación; b) cambio en la frecuencia de las deposiciones; o c) cambio en las características de las deposiciones.

  • Estos síntomas deben estar presentes al menos 2 días por semana durante los últimos 3 meses, con un inicio de al menos 6 meses de anterioridad.
  • Existen 4 subtipos de SII según el predominio de los síntomas: a) tipo estreñimiento; b) tipo diarrea; c) tipo alternancia; y d) indeterminado 3,
  • La compleja y desconocida patogénesis y las diferencias entre el perfil de paciente que cumple los criterios de Roma III dificultan el desarrollo de estrategias útiles en cuanto al tratamiento del SII.

El 60% de los pacientes asocia la ingesta de algún alimento con la presencia o exacerbación de síntomas. La clínica se presenta en un período de 15 min-3 h tras la ingesta en un 28-93% de los pacientes respectivamente. Los alimentos implicados pueden desencadenar los síntomas por distintos mecanismos (activación de mastocitos y mecanorreceptores, déficit enzimáticos, alteración de la motilidad intestinal, distensión abdominal o activación quimiosensorial por moléculas bioactivas).

La restricción de ciertos alimentos (gluten, fibra, fructosa, lactosa, cafeína, aminas, fructosa, sorbitol, etc.) siempre ha estado presente en el manejo del SII. En cualquier caso los alimentos no son la causa de la enfermedad, sino el factor desencadenante de los síntomas. La ingesta de FODMAPs induce síntomas en pacientes con SII, de forma dosis dependiente y más marcada si se toman conjuntamente 4,5,

Todas las investigaciones en la materia indican que hasta un 70% de los pacientes que siguen una dieta pobre en FODMAP presentan una importante mejoría en los síntomas, sobre todo los relacionados con el dolor y la distensión abdominal 6-13, El síntoma que menos mejora es el estreñimiento, que se puede relacionar con el bajo aporte de fibra de este modelo dietético.

  1. En 2010 la dieta pobre en FODMAPs entró a formar parte de las directrices para el tratamiento del SII de la Asociación Británica de Dietética 14, y en 2011 fue incluida en las guías australianas 15,
  2. Los gastroenterológos españoles utilizan con más frecuencia fármacos (espasmolíticos, antidiarreicos, fibra, laxantes, ansiolíticos) que medidas dietéticas para el tratamiento de los síntomas principales 16, pese a que las modificaciones dietéticas son el mecanismo más frecuente de autogestión de síntomas por parte de los pacientes 17,

La última guía española sobre manejo clínico de esta enfermedad es de 2005, por lo que no incluye este novedoso enfoque dietético 18, En este artículo revisaremos el concepto de FODMAPs, su presencia en los distintos alimentos y cómo elaborar dicho plan dietético.

• Se absorben con dificultad en el intestino delgado, La fructosa (monosacárido presente en frutas), por ejemplo, se absorbe a la mitad de la velocidad de la glucosa; la lactosa (disacárido presente en lácteos) debe ser primero hidrolizada en glucosa y galactosa, y muchas personas presentan déficit de lactasa; los oligosacáridos no digeribles, como los fructanos y galactanos (presentes en vegetales y hortalizas, principalmente) suelen acumularse en la porción distal del intestino delgado y en la porción proximal del intestino grueso, volviéndose así susceptibles de metabolización por la flora intestinal. • Son osmóticamente activos, Cuando están presentes en la luz intestinal estimulan la movilización de grandes cantidades de agua, lo cual altera el peristaltismo intestinal normal, produce distensión y dolor abdominal y deposiciones de consistencia disminuida 19, • Son rápidamente fermentables, En muchos casos son el sustrato ideal de la flora intestinal normal y patológica. El producto de esta fermentación es la presencia de gas, con la consiguiente distensión y activación de ciertas vías de la nocicepción 20,

El acrónimo FODMAPs fue definido por un grupo australiano en el año 2001, para referirse a hidratos de carbono de cadena corta fermentables, que producen sintomatología digestiva en aquellos sujetos con hipersensibilidad visceral 21, Este grupo de alimentos incluye:

– Oligosacáridos: fructanos y galactanos. No son digeribles por las enzimas intestinales; siempre son fermentados por las bacterias intestinales.

• Fructanos : son polímeros de fructosa con una molécula de glucosa en el extremo. Los fructanos con un grado de polimerización de 2 a 10 son comúnmente llamados fructooligosacáridos (FOS). Los FOS, especialmente en forma de inulina, se añaden frecuentemente a alimentos, tales como bebidas, salsas, barritas energéticas para aumentar su contenido en fibra y desempeñar el papel de prebiótico. También pueden estar presentes en laxantes o productos de nutrición enteral 22, Están presentes en ciertos vegetales (alcachofas, espárragos, guisantes, cebollas, ajos, puerros, coles de Bruselas, remolacha, achicoria, brócoli, repollo, hinojo), legumbres (guisantes, lentejas, garbanzos), frutos secos (pistachos) y frutas (melocotón, sandía, caqui y chirimoya). Una de las mayores fuentes de fructanos en la dieta es el trigo, que está presente en muchos alimentos, incluyendo galletas, pan, cereales de desayuno, pasta, cuscús y muchos productos horneados. El centeno y la cebada son también cereales ricos en fructanos. • Galactanos : son polímeros de galactosa. Las principales fuentes dietéticas son ciertas legumbres, como alubias, garbanzos y productos de soja, coles de Bruselas, nueces y repollo. El consumo de estos alimentos es frecuente en dietas vegetarianas, así como en la cocina india y mejicana.

– Disacáridos (lactosa) : compuesto por glucosa y galactosa, presente en la leche de los mamíferos. La lactasa es la enzima que metaboliza la lactosa, y sus niveles dependen de factores genéticos, étnicos o afecciones digestivas. Los síntomas asociados a malabsorción de lactosa se presentan con una ingesta superior a 7 g. Las fuentes alimentarias principales son leche, yogur, helados, natillas y quesos blandos. En el tratamiento de la intolerancia a la lactosa se pueden emplear suplementos de lactasa. – Monosacárido (fructosa) : presente en forma natural en frutas, verduras, miel y como aditivo en alimentos etiquetados como «diet o light», bebidas y néctares. La ingesta de este monosacárido se ha incrementado considerablemente en los últimos años, especialmente en la forma de «jarabe de maíz alto en fructosa» (JMAF), que aporta un gran poder edulcorante y además barato en una amplia gama de alimentos procesados. En los países desarrollados y en vías de desarrollo el consumo de bebidas gaseosas ha aumentado significativamente en la población, lo que implica un elevado consumo de fructosa asociado a efectos nocivos en la salud (esteatosis hepática, alteración en la sensibilidad a la insulina, diabetes tipo 2 o malabsorción de fructosa con sintomatología gastrointestinal asociada) 23, En el intestino delgado, específicamente en la membrana apical del enterocito, se produce la absorción de fructosa, donde se encuentra el transportador de glucosa 5 (GLUT5), único y específico para fructosa. La transporta en forma pasiva desde el lumen a la sangre. Otro transportador de fructosa, de baja afinidad, es el GLUT2, que también es capaz de reconocer otros monosacáridos como la glucosa y la galactosa. La fructosa se absorbe más lentamente que la glucosa, aunque es captada y metabolizada de manera más rápida por el hígado. La absorción de fructosa aumenta en presencia de glucosa, galactosa y algunos aminoácidos y disminuye por la presencia de sorbitol. La distribución del GLUT-5 en el intestino es mayor en la zona proximal (duodeno y yeyuno proximal) y su expresión génica parece estar estrictamente regulada por factores como la nutrición, las hormonas y los ciclos circadianos. La fructosa tiene una absorción limitada en el intestino delgado; la mitad de la población no puede absorber una carga mayor a 25 g. Las consecuencias fisiológicas de la mala absorción de fructosa incluyen un aumento de la carga osmótica luminal, ser sustrato de rápida fermentación por las bacterias del colon, alterar la motilidad gastrointestinal y generar un cambio en la flora intestinal. En los casos con intolerancia a la fructosa se pueden emplear suplementos de xilosa-isomerasa. Los principales alimentos con alto contenido en fructosa son: manzana, cereza, mango, pera, sandía, espárragos, alcachofas, miel y JMAF. – Polioles: alcoholes derivados del azúcar (sorbitol, manitol, maltitol, xilitol, isomaltosa). Se encuentran en muchos alimentos procesados, incluyendo caramelos, chicles, helados, pasteles, productos horneados y chocolate. También se pueden encontrar en pasta de dientes y enjuague bucal. Los polioles solo se digieren y absorben parcialmente en el intestino delgado, alcanzan el intestino grueso, donde son fermentados por bacterias. Al menos el 70% de los polioles no son absorbidos en sujetos sanos. Un exceso de polioles (por ejemplo, una cantidad mayor de 50 g de sorbitol por día o mayor de 20 g de manitol por día) puede causar diarrea y molestias abdominales. El sorbitol lo encontramos en frutas (manzana, albaricoques, aguacate, moras, cerezas, nectarinas, peras, ciruelas, pasas) y el manitol en vegetales (coliflor, champiñones).

La ingesta de FODMAPs varía según las regiones; en Norteamérica y Europa el consumo fundamental de FODMAPs es a base de fructosa y fructanos. En las últimas 4 décadas el consumo de bebidas azucaradas ha aumentado hasta alcanzar el 22% del aporte calórico total.

  • Asimismo, también ha aumentado la ingesta de pasta y pizza, fuentes fundamentales de fructanos, gracias a su estabilidad y palatabilidad.
  • No disponemos de datos sobre el consumo de polioles, pero sospechamos que también su ingesta ha aumentado, como aditivos en distintos productos light.
  • Diagnóstico de malabsorción de fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols La prevalencia de malabsorción de fructosa y de lactosa en pacientes con SII es de un 45% y 25% respectivamente 24,

En aquellos casos en los que se pueda demostrar, mediante test de aliento, una correcta absorción de fructosa y de lactosa, no sería precisa la restricción de estos nutrientes. La restricción de ingesta de polioles se aconseja en todos los casos. Hay que tener en cuenta que no tenemos disponible el test de aliento para 2 de los principales FODMAPs (fructanos y glucanos).

Además, también hay que considerar la posibilidad de falsos positivos en el test de aliento en aquellos pacientes que padezcan sobrecrecimiento bacteriano, alteraciones en la motilidad intestinal y en la velocidad del tránsito, todas ellas habituales en pacientes con SII. Cómo elaborar el plan dietético Los modelos dietéticos establecidos hasta ahora para el tratamiento del SII se basaban en la eliminación puntual de algunos alimentos.

Con este nuevo modelo se pretende una reducción global y simultánea de FODMAPs, de todos los hidratos de carbono de cadena corta fermentables que pueden provocar síntomas digestivos similares. La sintomatología es individual, depende de la sensibilidad de cada individuo.

  • La mejoría de los síntomas es significativa tras 7 días de seguimiento de la dieta, y sobre todo en aquellos pacientes que presentaban previamente malabsorción de fructosa.
  • El equipo de la Universidad Monash ha desarrollo un cuestionario de frecuencia alimentaria con ítems (Comprehensive Nutrition Assessment Questionnaire), para analizar el consumo de macro y micronutrientes, FODMAPs e índice glucémico que puede ser útil analizar antes de iniciar la dieta (para valorar y comprobar si la evolución es distinta en función de la ingesta previa de FODMAPs), así como al finalizar la fase de eliminación, para comprobar la adherencia 25,

Además han diseñado una aplicación para smartphone que puede ser de gran utilidad para los pacientes 26, Se aconseja mantener este modelo dietético durante 6-8 semanas, con reintroducción posterior de los alimentos eliminados, por grupos de distintos FODMAPs y de forma no sumatoria, para evitar el efecto aditivo e identificar la tolerancia individual de cada grupo.

  • A largo plazo, el paciente podrá controlar sus síntomas consumiendo alimentos que contienen FODMAPs conforme a su límite de tolerancia.
  • Este modelo de dieta no incluye la restricción de gluten, que solo se indicará en casos de celiaquía o intolerancia al gluten no celiaca.
  • Así pues, la dieta pobre en FODMAPs limita el consumo de fructosa, fructo-oligosacáricos y galacto-oligosacáridos, lactosa y polioles.

En la práctica, evitar estos componentes significa evitar los siguientes alimentos con alto contenido en FODMAPs:

• Cereales como el trigo y derivados, el centeno y la cebada. • Frutas como la manzana, la pera, la sandía, el melocotón, las cerezas, las moras, las nectarinas o el mango. • Verduras y hortalizas como la achicoria, la cebolla, el ajo, las alcachofas, los espárragos, la remolacha, las coles de Bruselas, el brócoli, el puerro, la coliflor o los champiñones. • Legumbres en general: guisantes, lentejas, habas, judías blancas, soja y garbanzos. • Lácteos: evite la leche y derivados. Escójalos sin lactosa y también puede tomar bebidas vegetales enriquecidas en calcio como sustitutivo. • Miel. • Edulcorantes artificiales que contengan sorbitol (E420), manitol (E421), isomaltosa (E953), maltitol (E965) y xilitol (E967).

Recomendaciones generales para pacientes:

– Elabore un diario dietético, en el que deberá apuntar todo lo que come y la sintomatología que presente ese día, tanto la frecuencia como la intensidad (dolor abdominal, gases, distensión abdominal, número y características de las deposiciones). Puede utilizar la escala de Bristol para especificar el aspecto de las heces y el Irritable Bowel Severity Scoring System para cuantificar la evolución de los síntomas 27,28, – Recuerde que no todas las personas son iguales. Habrá alimentos que usted tolere bien y otras personas no. Por esto es importante llevar un diario dietético. – Personas que requieran una atención nutricional especial (niños, embarazadas, personas con enfermedades crónicas) deberán seguir esta dieta solo bajo la supervisión de un nutricionista/dietista con experiencia en dietas terapéuticas. Una dieta muy restrictiva tiene el riesgo de ser nutricionalmente inadecuada. – Deberá tener presente siempre no solo la lista de alimentos restringidos, sino también las opciones que se le han propuesto para sustituir o reemplazar dichos alimentos y poder mantener así una dieta variada. – Consulte con su médico la necesidad de suplementación con vitaminas si no toma 2-3 lácteos y 5 raciones verduras-frutas cada día. – Se aconseja revisar detalladamente las etiquetas de los alimentos envasados y fármacos cuando esté en la fase de dieta pobre en FODMAPs, y asegurarse de que no contengan ninguno de los ingredientes enumerados en la tabla 2, – Evite la toma de laxantes. En caso de hacerlo consulte con su médico porque alguno de ellos puede contener FODMAPs, como la inulina. – Si toma suplementos nutricionales o productos de nutrición enteral debe comprobar que no contienen FOS/inulina. En caso de dudas consulte con su médico/nutricionista para valorar la sustitución por otro tipo. – La ingesta de proteína animal (carne, pescado, huevos) no se ve limitada en este tipo de dieta.

Fases de la dieta:

– 1. a fase: eliminación, dieta pobre en FODMAPs, durante 6-8 semanas. Se considera que una dieta es pobre en FODMAPs si aporta menos de 0,5 g por ingesta o menos de 3 g/día (la dieta australiana contiene, como media, 23,7 g FODMAPs/día) 29, No disponemos de estudios en nuestro país relacionados con la ingesta habitual de FODMAPs ni tablas de composición de alimentos detalladas en relación con estos nutrientes.

Para la elaboración de la dieta tendrá en cuenta los alimentos detallados en la tabla 1,

– 2. a fase: reintroducción de alimentos eliminados finalizada la fase 1. Aconsejamos reintroducción progresiva de los alimentos, por grupos detallados en la tabla 2, de forma no sumatoria. Por ejemplo, la primera semana reintroducirá solo alimentos ricos en fructosa, la segunda solo alimentos ricos en lactosa (excluyendo los ricos en fructosa que había probado la primera semana), la tercera solo los ricos en fructanos y así sucesivamente.

En caso de que aparezcan síntomas con la reintroducción de uno de los grupos, suspenderá de nuevo este grupo y continuará con el siguiente. Se aconseja vigilar la aparición de síntomas asociados a la reintroducción de alimentos para identificarlos y valorar la eliminación definitiva de los mismos.

– 3. a fase: a largo plazo el paciente puede controlar sus síntomas, consumiendo alimentos que contienen FODMAPs conforme a su límite de tolerancia.

Una de las grandes ventajas de la dieta pobre en FODMAPs es la posibilidad de capacitar a los pacientes para controlar sus propios síntomas intestinales a largo plazo y la consecuente disminución del uso de fármacos. Dificultades y efectos negativos Es fundamental una correcta educación dietética, realizada por profesionales cualificados, para conseguir una buena adherencia a este plan dietético.

  1. En estudios prospectivos se ha comunicado que el 66% de los participantes consideraban fácil el seguimiento de este plan dietético 30,
  2. Se necesitan estudios a largo plazo para confirmar la seguridad de este modelo de dieta.
  3. Pautas excesivamente restrictivas pueden llegar a ser nutricionalmente deficitarias.

En general, por definición, se eliminan de la dieta una lista de alimentos que pueden ser sustituidos por otros con iguales propiedades dentro de cada grupo alimentario (frutas, verduras, etc.). El grupo más difícil para encontrar intercambio es el de las legumbres, ricas en fructanos y glucanos.

  • En aquellos casos en los que la ingesta de frutas, verduras y lácteos permitidos no alcance los requerimientos se deberá valorar la suplementación con vitaminas-minerales.
  • El bajo aporte de fibra, con el efecto prebiótico que conlleva, podría tener un efecto negativo que habrá que estudiar 6,
  • El significado clínico de los cambios que se producen en la microbiota durante el seguimiento de esta dieta está por conocer 31,

En este sentido, cabría la posibilidad de realizar un tratamiento concomitante con probióticos. Otro aspecto fundamental para elaborar los planes dietéticos y otros materiales que pueden ser muy útiles para los pacientes ( apps, libros con recetas, etc.) es que cada país debería disponer de tablas de composición de los alimentos de consumo habitual, con datos detallados y actualizados del contenido en FODMAPs.

Las distintas especies, formas de cultivo, etc. pueden hacer que los planes propuestos en otros países no sean totalmente extrapolables a nuestra población. Otras indicaciones para dieta pobre en fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols En los últimos años se está estudiando el efecto de la dieta pobre en FODMAPs en otras enfermedades como: enfermedad celíaca, enfermedad inflamatoria intestinal, síndrome depresivo 32, fatiga crónica y fibromialgia.

Los estudios son preliminares y con resultados más discretos que los publicados en el SII. Conclusiones La dieta pobre en FODMAPs constituye en la actualidad uno de los pilares fundamentales del tratamiento del SII, ya que se asocia a una mejoría sintomática (y por tanto de la calidad de vida) en un 70% de los pacientes.

  1. Para evitar déficit nutricionales se aconseja, tras el período de eliminación de FODMAPs (6-8 semanas) y la mejoría clínica consecuente, ir reintroduciendo alimentos para llegar a identificar aquellos (y la cantidad de los mismos) que en cada paciente producen sintomatología.
  2. Se necesitan estudios para identificar variables predictivas de la efectividad de este modelo dietético, más allá de la adherencia, así como para poder identificar aquellos pacientes que no van a presentar mejoría clínica.

En estos casos, quizás otro tipo de nutrientes u otros mecanismos fisiopatológicos podrían estar implicados. Conflicto de intereses Los autores niegan conflicto de intereses en relación con el artículo presentado. Bibliografía R.M. Lowell, A.C. Ford. Global prevalence of and risk factors for irritable bowel syndrome: A meta-analysis.

  • Clin Gastroenterol Hepatol, 10 (2012), pp.712-721 M.
  • Costantini, G.C.
  • Sturniolo, G.
  • Zaninotto, R.
  • D’Inca, R. Polo, R.
  • Naccarato, et al,
  • Altered esophageal pain threshold in irritable bowel syndrome.
  • Dig Dis Sci, 38 (1993), pp.206-212 Criterios Roma III: Drossman DA, moderator.
  • AGA Clinical Symposium – Rome III: New Criteria for the functional GI disorders.

Program and abstracts of Digestive Disease Week; May 20-25, 2006; Los Angeles, California,S.J.P.F. Shepherd, J.G. Muir, P.R. Gibson. Dietary triggers of abdominal symptoms in patients with irritable bowel syndrome: Randomized placebo-controlled evidence.

Clin Gastroenterol Hepatol, 6 (2008), pp.765-771 C.J. Tuck, J.G. Muir, Barrett Js. Fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols: Role in irritable bowel syndrome. Expert Rev Gastroenterol Hepatol, 8 (2014), pp.819-834 H.M. Staudacher, M.C. Lorner, J.L. Anderson, J.S. Barrett, J.G.

Muir, P.M. Irving, et al, Fermentable carbohydrate restriction reduces luminal bifidobacteria and gastrointestinal symptoms in patients with irritable bowel syndrome. J Nutr, 142 (2012), pp.1510-1518 N. Pedersen, D.V. Ankersen, M. Felding, Z. Vegh, J. Burisch, P.

Munkholm. Mo1210 low FODMAP diet reduces irritable bowel symptoms and improves quality of life in patients with inflammatory bowel disease in a randomized controlled trial. Gastroenterology, 146 (2014), S-587 N. Pedersen, N.N. Andersen, Z. Végh, L. Jensen, D.V. Ankersen, M. Felding, et al, Ehealth: Low FODMAP diet vs Lactobacillus rhamnosus GG in irritable bowel syndrome.

World J Gastroenterol WJG, 43 (2014), pp.16215-16226 R. Harvie, M. Schultz, A. Chisholm. A reduction in FODMAP intake correlates strongly with a reduction in IBS symptoms–the FIBS study. J Gastroenterol Hepatol, 28 (2013), pp.23-693 E.P. Halmos, V.A. Power, S.J.

Shepherd, P.R. Gibson, J.G. Muir. A diet low in FODMAPs reduces symptoms of irritable bowel syndrome. Gastroenterology, 146 (2013), pp.67-75 L. Böhn, S. Störsrud, T. LiIjebo, L. Collin, H. Törnblom, M. Simrén. A Multi-center, randomized, controlled, single-blind, comparative trial: Low-FODMAP diet versus traditional dietary advice in IBS.

United Eur Gastroenterol J, 2 (2014), pp. A1-A131 A. Marsh, E.M. Eslick, G.D. Eslick. Does a diet low in FODMAPs reduce symptoms associated with functional gastrointestinal disorders? A comprehensive systematic review and meta-analysis.D.K.M.S. Ong, J.S. Barrett, S.J.

  • Shepherd, P.M.
  • Irving, J.R.
  • Biesiekierski, S.
  • Smith, et al,
  • Manipulation of dietary short chain carbohydrates alters the pattern of gas production and genesis of symptoms in irritable bowel syndrome.
  • J Gastroenterol Hepatol, 25 (2010), pp.1366-1373 Y.A.
  • McKenzie, A. Alder, W.
  • Anderson, A. Wills, L.
  • Goddard, P.

Gulia, et al, British Dietetic Association. UK evidence-based practice guidelines for the dietetic management of irritable bowel syndrome (IBS) in adults. J Hum Nutr Diet, 25 (2012), pp.260-274 Government NSW. Australia therapeutic diet specifications for adult inpatients.

  • Chatswood, New South Wales, Australia: Agency for Clinical Innovation; 2011.C.
  • Almansa, E.
  • Díaz-Rubio Manuel Rey.
  • Manejo clínico de los pacientes con síndrome de intestino irritable: resultados de una encuesta entre gastroenterólogos españoles.
  • Rev Esp Enferm Dig, 103 (2011), pp.570-575 G.A. Lied, K.
  • Lillestøl, R.

Lind, J. Valeur, M.H. Morken, K. Vaali, et al, Perceived food hypersensitivity: a review of 10 years of interdisciplinary research at a reference center. Scand J Gastroenterol, 46 (2011), pp.1169-1178 Grupo de trabajo de la guía de práctica clínica sobre el síndrome del intestino irritable.

Manejo del paciente con síndrome del intestino irritable. Barcelona: Asociación Española de Gastroenterología, Sociedad Española de Familia y Comunitaria y Centro Cochrane Iberoamericano; 2005.J.S. Barrett, R.B. Gearry, J.G. Muir, P.M. Irving, R. Rose, O. Rosella, et al, Dietary poorly absorbed, short-chain carbohydrates increase delivery of water and fermentable substrates to the proximal colon.

Aliment Pharmacol Ther, 31 (2010), pp.874-882 Monash University, CC.S. The Monash University low FODMAPs diet.4 th ed, Monash University, (2012), E.P. Halmos. Role of FODMAP content in enteral nutrition-associated diarrhea. J Gastroenterol Hepatol, 28 (2013), pp.25-28 M.J.

  1. Riveros, A.
  2. Parada, P.
  3. Pettinelli.
  4. Consumo de fructosa y sus implicaciones para la salud; malabsorción de fructosa e hígado graso no alcohólico.
  5. Nutr Hosp, 29 (2014), pp.491-499 J.S.
  6. Barrett, P.M.
  7. Irving, S.J.
  8. Shepherd, J.G.
  9. Muir, P.R. Gibson.
  10. Comparison of the prevalence of fructose and lactose malabsorption across chronic intestinal disorders.

Aliment Pharmacol Ther, 30 (2009), pp.165-174 J.S. Barrett, P.R. Gibson. Development and validation of a comprehensive semi-quantitative food frequency questionnaire that includes FODMAP intake and glycemic index. J Am Diet Assoc, 110 (2010), pp.1469-1476 Monash University.

The Monash University Low FODMAP App. Disponible en: http://www.med.monash.edu/cecs/gastro/fodmap/ S.J1 Lewis, K.W. Heaton. Stool form scale as a useful guide to intestinal transit time. Scand J Gastroenterol, 32 (1997), pp.920-924 C.V. Francis, J. Morris, P.J. Whorwell. The irritable bowel severity scoring system: A simple method of monitoring irritable bowel syndrome and its progress.

Aliment Pharmacol Ther, 11 (1997), pp.395-402 E.P. Halmos, C.T. Christophersen, A.R. Bird, S.J. Shepherd, P.R. Gibson, J.G. Muir. Diets that differ in their FODMAP content alter the colonic luminal microenvironment. Gut, 64 (2015), pp.93-100 R.H. De Roest, B.R.

Dobbs, B.A. Chapman, B. Batman, L.A. O’Brien, J.A. Leeper, et al, The low FODMAP diet improves gastrointestinal symptoms in patients with irritable bowel syndrome: A prospective in study. Int J Clin Pract, 67 (2013), pp.895-903 E.P. Halmos, C.T. Chrisophersen, A.R. Bird, S. Shepherd, P. Gibson, J. Muir, et al,

The low FODMAP diet alters the composition of the colonic microbiota compared to a typical Australian intake in patients with irritable bowel syndrome: A randomised controlled cross-over trial. J Gastroenterol Hepatol, 28 (2013), pp.122 M. Ledochowski, B.