Como Provocar El Vomito?

28.08.2023 0 Comments

¿Que se estimula para vomitar?

Las náuseas y el vómito se encuentran entre los síntomas más comunes. La náusea es subjetiva, se refiere a la sensación desagradable de la necesidad inminente de vomitar. Los pacientes utilizan términos como “enfermo o revuelto del estómago”. El vómito es la expulsión oral enérgica del contenido gástrico asociado con la contracción de los músculos de la pared abdominal y el tórax.

  • Es precedido por arcadas, que son contracciones activas repetitivas de la musculatura abdominal.
  • Estas contracciones generan el gradiente de presión que conduce a la evacuación del contenido gástrico por la boca.
  • El arqueo también se puede producir de forma aislada, sin salida del contenido gástrico por la boca.

Se debe distinguir al vómito de la regurgitación, la cual es pasiva. La regurgitación es el movimiento fácil del contenido gástrico a la boca sin los cambios motores y autonómicos que se presentan en el vómito. Se presenta en los trastornos motores esofágicos como en la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y la acalasia.

La rumiación es un fenómeno que se puede confundir con el vómito. Es la regurgitación hacia la boca de alimentos recién ingeridos, los cuales se vuelven a masticar y deglutir. Se trata de un fenómeno pasivo, no va precedido por náuseas ni presenta los fenómenos físicos asociados con el vómito. Las náuseas y el vómito crónicos se definen como aquellos que persisten por más de un mes.

El mecanismo fisiopatológico de las náuseas se desconoce, pero la salivación y deglución excesivas asociadas con náuseas indican que está involucrado el sistema nervioso autónomo. El vómito consiste en dos fases: arcadas y expulsión. La segunda no ocurre sin la primera.

Durante el arqueo, hay movimientos respiratorios espasmódicos de la pared torácica y diafragma, con cierre de la glotis. Cuando se activa el reflejo del vómito, la secuencia de acontecimientos es la misma, independientemente del estímulo que le dé inicio. El primer fenómeno consiste en una onda de peristaltismo inverso que produce un barrido desde la mitad del intestino delgado hasta el duodeno.

El esfínter pilórico y el estómago se relajan para recibir el contenido intestinal; luego se produce una inspiración forzada contra la glotis cerrada, esto disminuye la presión intratorácica mientras el descenso del diafragma aumenta la presión intraabdominal.

  1. A continuación, una contracción potente de los músculos abdominales eleva de manera brusca la presión intraabdominal y empuja el contenido gástrico hacia el esófago.
  2. El píloro y el antro se contraen y el esfínter esofágico inferior se relaja para permitir el paso del contenido gástrico hacia el esófago.

La glotis se cierra para prevenir la aspiración y la laringe se mueve hacia arriba y hacia adelante, y se relaja el esfínter esofágico superior para permitir la propulsión oral. Antes y durante el vómito se presentan fenómenos vasomotores,

¿Qué pasa si vómito la comida?

Identificar las causas para la náusea y el vómito – Después de obtener el historial detallado y realizar un examen físico minucioso, el médico generalmente puede determinar la causa para la náusea y el vómito. A fin de descubrir el diagnóstico, es bueno saber qué precedió a la aparición de la náusea y del vómito, además de los síntomas posteriores a éstos:

  1. La aparición repentina de síntomas de fiebre, dolor del cuerpo, catarro, tos y diarrea indicaría la posible presencia de una infección, normalmente viral, aunque a veces también podría ser bacteriana.
  2. Si los síntomas empiezan después de recibir anestesia o quimioterapia, la causa posiblemente sean los medicamentos. De igual manera, también se puede tener náusea y vómito después de consumir drogas recreativas (marihuana, cocaína) o alcohol.
  3. Vomitar temprano en la mañana generalmente es algo que ocurre durante el embarazo, pero también podría presentarse ante insuficiencia renal.
  4. El vómito que ocurre varias horas después de la comida podría indicar la presencia de una obstrucción estomacal o intestinal.
  5. El dolor abdominal seguido por vómito podría sugerir la presencia de una inflamación abdominal, como pancreatitis u obstrucción intestinal.
  6. El vómito explosivo en proyectil puede vincularse a mayor presión dentro del cerebro, como ocurre con la meningitis o con los tumores.
  7. Vomitar justo después de comer podría indicar una obstrucción estomacal, aunque también podría relacionarse con trastornos psiquiátricos, como anorexia o bulimia.
  8. La náusea y el vómito crónicos podrían ser producto de un trastorno hormonal (diabetes, embarazo) o de trastornos funcionales, que se refiere a la presencia de síntomas sin anomalías concretas en los exámenes.
  9. El síndrome del vómito cíclico se caracteriza por vómito intenso que dura desde pocas horas a pocos días, con períodos prolongados en los que no se presentan síntomas.
  10. El resultado de tener náusea y vómito durante mucho tiempo podría ser de perder peso o presentar mala nutrición y deshidratación, pues la situación podría relacionarse con una ingesta menor o inadecuada de nutrientes por vía oral.

Si después de tomar el historial y realizar el examen físico, el diagnóstico aún fuese incierto, se podrían realizar los siguientes exámenes para que el médico cuente con más información:

  • Análisis de sangre (recuentos sanguíneos, medidas de los niveles de las sustancias químicas en la sangre, enzimas hepáticas y pancreáticas)
  • Radiografías del tracto gastrointestinal, abdomen o cerebro, entre ellas, radiografías simples, radiografías con bario o exploraciones especializadas, como tomografías computarizadas y resonancias magnéticas.
  • Endoscopia realizada mediante una sonda flexible larga con una cámara de video que permite visualizar directamente el esófago, estómago y primera parte del intestino delgado en busca de anomalías en el revestimiento de estas estructuras que podrían provocar la náusea y el vómito.
  • Exámenes para evaluar el tránsito de la comida por el estómago e intestino o prueba de motilidad gastrointestinal.

Si pese a una minuciosa búsqueda todavía no fuera posible establecer la causa para la náusea y el vómito, y si los síntomas no se controlaran con el tratamiento normal, valdría la pena recurrir a exámenes psicológicos o a una consulta psiquiátrica. El vómito de origen psicológico y los trastornos de alimentación, como la anorexia nerviosa o la bulimia, se reconocen como causa para estos síntomas.

¿Cuándo vomitas se absorben las calorías?

Si vomitas, ¿pierdes calorías? Si vomitas, quemas las calorías correspondientes al esfuerzo de tus músculos (particularmente del diafragma) por el acto de vomitar, que apenas serían un poco más que si siemplemente tosieras o inflaras un globo. La cantidad de calorías quemadas es despreciable, por cierto.

¿Qué provoca el reflejo de vómito?

El reflejo faríngeo o reflejo nauseoso, es un reflejo en el que un estímulo que entra en contacto con la parte posterior de la garganta o la base de la lengua, provoca la contracción de los músculos que contraen la faringe, ocasionando también náuseas.

You might be interested:  Como Adelantar Saldo Telcel?

¿Qué remedio casero es bueno para el vómito?

Jengibre. Prueba tomar una taza de té de jengibre caliente cuando empiece la náusea. O bien, come lentamente un pedazo de raíz de jengibre fresco o jengibre confitado.

¿Qué pasa si vómito todos los días después de comer?

¿Qué es la bulimia nerviosa? – La bulimia es un tipo de trastorno de la alimentación, Las personas con bulimia comen una cantidad mayor de comida de lo que comería la mayoría de las personas en una situación similar, en un breve período de tiempo (atracón).

Entonces, para evitar subir de peso, hacen algo por eliminar la comida que ingirieron (se purgan). Es posible que vomiten, hagan demasiado ejercicio o usen medicamentos, como los laxantes. Las personas que tienen bulimia son muy críticas de sí mismas en cuanto al peso y a la forma de su cuerpo. Como ayuda para sobrellevar estos sentimientos, siguen una dieta estricta para tratar de adelgazar.

Pero, con el tiempo, el hambre como consecuencia de la dieta estricta desencadena los atracones. Después de un atracón, se sienten descontroladas, avergonzadas, culpables y temerosas de subir de peso. Esta angustia las lleva a hacerse purgas, con la esperanza de “deshacer” cualquier posible aumento de peso por el atracón.

Sin tratamiento, este ciclo de “atracones y purgas” puede ocasionar problemas de salud graves a largo plazo. El ácido que queda en la boca por el vómito puede causar caries, enfermedad de las encías y pérdida del esmalte de los dientes, Cualquier tipo de purga puede provocar debilitamiento de los huesos ( osteoporosis ), daño en los riñones, problemas del corazón o incluso la muerte.

Si usted o alguien que conoce tiene bulimia u otro trastorno de la alimentación, obtenga ayuda. Los trastornos de la alimentación pueden ser peligrosos. Y la fuerza de voluntad por sí sola no es suficiente para superarlos. El tratamiento puede ayudar a una persona que tiene un trastorno de la alimentación a sentirse mejor y a estar más saludable.

¿Cómo se hace para bajar de peso rápido?

5. Ponte en actividad y mantente activo – Aunque puedes adelgazar sin hacer ejercicio, la actividad física regular combinada con una restricción calórica te permitirá perder peso más rápidamente. El ejercicio puede ayudarte a quemar el exceso de calorías que no logras eliminar con hacer solo dieta.

  1. Además, el ejercicio ofrece muchos beneficios para la salud: mejora el estado de ánimo, fortalece el sistema cardiovascular y reduce la presión arterial.
  2. El ejercicio también puede ayudar a mantener el peso alcanzado.
  3. Hay estudios que demuestran que quienes pierden peso y lo mantienen a largo plazo son los que hacen actividad física de forma regular.

La cantidad de calorías que quemas depende de la frecuencia, duración e intensidad de las actividades que realices. Una de las mejores maneras de perder grasa corporal es a través de un ejercicio aeróbico continuado — (por ejemplo, caminar a paso rápido) — durante al menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana.

¿Qué pasa si vómito para no engordar?

5. Vomitar adelgaza – El mito: “vomitar adelgaza”, es uno de los mitos de los que quiero tratar con detalle. Vomitar, no solo no adelgaza, si no todo lo contrario. Todos tenemos la tendencia a mantener un peso corporal estable en circunstancias normales.

Esto se debe al nivel de regulación ponderal –set point–, un mecanismo biológico. Los atracones y vómitos suelen aparecer como consecuencia de restringir la comida, son una sobrecompensación. Pero vomitar no adelgaza, de hecho, este modo de alimentarse desordenado puede, incluso, hacer que la persona aumente de peso.

Las calorías que se ingieren por un atracón son mayores que en una ingesta normativa, vomitar no contrarresta este efecto.

¿Que no comer tras vomitar?

Comidas picantes. Alimentos con olores muy pronunciados. Bebidas alcohólicas. Cafeína.

¿Cuántas calorías se queman al dormir?

¿Cuántas calorías quemamos al dormir? – No existe una cantidad fija de calorías que se queman mientras duermes, ya que está en función de la calidad de nuestro sueño. Cuanto más profundo es nuestro descanso, más calorías necesitamos y consumimos, si, por el contrario, nuestro sueño es ligero o insuficiente, se quemarán menos calorías al dormir.

En la cantidad de calorías que quemamos mientras dormimos influyen varios factores y suelen quemarse entre 0,8 y 1,2 calorías por cada hora de sueño. Por ejemplo, una persona con un peso de 70 kilos quemará por la noche alrededor de 560 calorías si duerme ocho horas. La temperatura de nuestro dormitorio también juega un papel importante en la quema de calorías nocturna.

Si dormimos en una habitación demasiado fría, nuestro cuerpo quemará más calorías para mantener el calor corporal, además de que nos costará más dormir. Mantener nuestro dormitorio en la temperatura adecuada para el descanso es fundamental. Para maximizar la quema de calorías por la noche, intenta mantener la habitación a una temperatura entre 15 y 20 grados.

Aunque lo más importante es mantener una temperatura que nos permita alcanzar un sueño de calidad y dormir las horas necesarias. Dormir bien nos ayuda a quemar calorías por la noche. Ya que, cuanto menos dormimos, más le cuesta a nuestro cuerpo quemar calorías con el fin de conservar la energía, lo que produce que nuestro metabolismo se ralentice y puede incluso hacernos engordar si se mantiene durante mucho tiempo.

Si bien, mientras dormimos gastamos calorías, esto no es suficiente cuando se quiere perder peso o mantener un estilo de vida apropiado. La actividad física, una buena alimentación y complementado con una buena rutina de sueño, son las pautas adecuadas para mantener un peso y estilo de vida saludable.

¿Cómo se estimula el reflejo nauseoso?

El reflejo nauseoso se provoca al tocar la pared faríngea posterior, el área amigdalina o la base de la lengua, con la punta de una vara delgada de madera («naranja»); puede ser necesario presionar la lengua con una espátula de madera, y el uso de una antorcha para iluminar la faringe posterior para obtener una buena

¿Dónde se encuentra el centro del vómito?

2) El centro integrador es el «centro del vómito», localizado en la formación reticular ascendente del bulbo raquídeo. Se relaciona estrechamente con el núcleo del tracto soli- tario y el área postrema.

¿Qué músculos intervienen en el vómito?

El término vómito o emesis se define como la expulsión vigorosa del contenido gástrico a través de la boca, como resultado de la contracción coordinada de los músculos ab- dominales, intercostales, laríngeos y faríngeos ; la actividad gastrointestinal incluye fuerte contracción retrógrada de los intestinos y relajación

¿Quién controla el acto fisico del vómito?

Las náuseas se refieren al deseo inminente de vomitar, y a menudo preceden o acompañan al vómito. El vómito se refiere a la expulsión forzada de contenido gástrico a través de la boca. Las arcadas se refieren a la actividad respiratoria rítmica laboriosa que precede a la emesis.

  • La regurgitación se refiere a la expulsión suave del contenido gástrico, en ausencia de náuseas y de contracción muscular diafragmática abdominal.
  • La rumia se refiere a la regurgitación, la remasticación, y la redeglución de los alimentos provenientes del estómago.
  • El contenido gástrico se impulsa hacia el esófago cuando hay relajación del fundus gástrico y el esfínter gastroesofágico, seguido de un rápido aumento de la presión intraabdominal producida por la contracción de la musculatura abdominal y diafragmática.
You might be interested:  Como Cambiar La Hora De Mi Celular?

El aumento de la presión intratorácica da como resultado un mayor movimiento del material hacia la boca. La elevación refleja del paladar blando, y el cierre de la glotis, protegen la nasofaringe y la tráquea, y completan el acto de vomitar. El vómito está controlado por dos áreas del tronco encefálico, el centro del vómito y la zona de activación del quimiorreceptor.

INTRAPERITONEAL EXTRAPERITONEAL MEDICAMENTOS/TRASTORNOS METABÓLICOS
Trastornos obstructivos  Obstrucción pilórica  Obstrucción del intestino delgado  Obstrucción del colon  Síndrome de la arteria mesentérica superior Infecciones entéricas  Viral  Bacteriana Enfermedades inflamatorias  Colecistitis  Pancreatitis  Apendicitis  Hepatitis Función sensorimotora alterada  Gastroparesia  Pseudoobstrucción intestinal  Reflujo gastroesofágico  Náuseas idiopáticas crónicas  Vómitos funcionales  Síndrome de vómitos cíclicos  Síndrome de hiperemesis cannabinoide  Síndrome de rumiación Cólico biliar Irradiación abdominal Enfermedad cardiopulmonar  Miocardiopatía  Infarto de miocardio Enfermedad laberíntica  Cinetosis  Laberintitis  Cáncer Trastornos intracerebrales  Malignidad  Hemorragia  Absceso  Hidrocefalia Enfermedad psiquiátrica  Anorexia y bulimia nerviosa  Depresión Vómitos posoperatorios Fármacos  Quimioterapia contra el cáncer  Antibióticos  Antiarrítmicos cardiacos  Digoxina  Hipoglucemiantes orales  Anticonceptivos orales  Antidepresivos  Agentes para dejar de fumar  Tratamientos para la enfermedad de Parkinson Enfermedad endocrina/metabólica  Embarazo  Uremia  Cetoacidosis  Enfermedad tiroidea y paratiroidea  Insuficiencia suprarrenal  Efectos sistémicos del cáncer Toxinas  Insuficiencia hepática  Etanol

La anamnesis, que incluye el uso de medicamentos y el momento y el carácter del vómito, pueden ser útiles. Por ejemplo, el vómito que ocurre con predominio en la mañana se ve a menudo en el embarazo, la uremia y la gastritis alcohólica; la emesis feculenta implica obstrucción intestinal distal o fístula gastrocólica, el vómito proyectado sugiere un aumento de la presión intracraneal, el vómito durante —o poco después de— una comida puede deberse a causas psicógenas, o enfermedad ulcerosa péptica.

¿Cuál es el nervio del reflejo nauseoso?

Relevancia clínica de los nervios glosofaríngeo, vago e hipogloso El IX nervio craneal contiene diferentes tipos de fibras. Las fibras eferentes branquiales del núcleo ambiguo pasan al músculo estilofaríngeo. Las fibras eferentes viscerales (preganglionares parasimpáticos) del núcleo salival inferior, lo hacen por el plexo timpánico y el nervio petroso superficial menor hacia el ganglio ótico, del cual pasan las fibras posganglionares a la glándula parótida.

  • El núcleo salival inferior recibe impulsos corticales a través del fascículo longitudinal dorsal y reflejo del núcleo del haz solitario.
  • Las fibras aferentes viscerales se originan de las células unipolares en los ganglios inferiores (antes petrosal).
  • Centralmente, terminan en el haz solitario y su núcleo, que a su vez se proyecta hacia el tálamo (núcleo PMV) y después hacia la corteza.

En la periferia, los axones aferentes viscerales del nervio proporcionan sensibilidad general a la faringe, paladar blando, tercio posterior de la lengua, fauces, amígdalas, trompa de Eustaquio y caja del tímpano. A través del nervio sinusal, proporcionan receptores especiales en el cuerpo y seno carotídeos encargados del control reflejo de la respiración, presión arterial y frecuencia cardiaca.

Las aferentes viscerales especiales inervan los botones gustativos del tercio posterior de la lengua y conducen impulsos a través de los ganglios superiores a los núcleos del gusto del tallo encefálico. Algunas fibras aferentes somáticas penetran por el nervio glosofaríngeo y terminan en los núcleos del trigémino.

La inervación sensitiva de la lengua es a través de múltiples vías: tres nervios craneales tienen fibras del gusto (nervio VII) para el tercio anterior, y nervio IX para el tercio posterior; nervio X para la epiglotis), en tanto que las fibras aferentes sensitivas generales se localizan en el V nervio.

El nervio glosofaríngeo rara vez es afectado solo (por ejemplo, por una neuralgia), por lo general, sucede junto con el vago y el espinal. El reflejo faríngeo (nauseoso) depende del IX nervio por su componente sensitivo, mientras que el X nervio inerva el componente motor. Al tocar el lado afectado de la faringe no se produce vómito si el nervio está dañado.

El reflejo del seno carotídeo depende del IX nervio por su componente sensitivo. La presión sobre el seno produce disminución de la frecuencia cardiaca y evidente descenso en la presión sanguínea. Palabras clave: 2009-03-27 | 7,063 visitas | 0 valoraciones Vol.5 Núm.54.

¿Como no tener reflejos para vomitar?

Control del reflejo nauseoso en pacientes en tratamiento dental

  • Pregunta de la revisión
  • Con esta revisión Cochrane se intentó encontrar la mejor manera de tratar el reflejo nauseoso en pacientes sometidos a tratamiento dental.
  • Antecedentes

El reflejo nauseoso es un proceso normal para proteger la garganta y las vías respiratorias de objetos extraños y prevenir el ahogamiento. Muchas personas tienen un reflejo nauseoso exagerado que causa angustia durante el tratamiento dental. Este hecho puede dificultar o incluso imposibilitar la administración del tratamiento.

Las intervenciones utilizadas para controlar el reflejo nauseoso incluyen fármacos antinauseosos, sedantes, anestésicos locales y generales, remedios a base de hierbas, terapia conductual y terapia cognitivo-conductual, acupresión, acupuntura, terapia con láser y dispositivos protésicos. Se deseaba saber qué tan efectivas y seguras son estas intervenciones para ayudar a los pacientes a completar el tratamiento dental con un reflejo nauseoso disminuido.

Se compararon con ninguna intervención o con un placebo o con otras intervenciones. Características de los estudios Esta revisión está actualizada al 18 de marzo 2019. Se incluyeron cuatro ensayos con 328 individuos (263 adultos y 65 niños a partir de los cuatro años de edad).

  • Estos pacientes presentaban náuseas antes de recibir el tratamiento dental y las mismas causaron que el tratamiento se detuviera o no se llevara a cabo de forma adecuada.
  • Resultados clave La acupuntura en el punto P6 (un punto situado en la parte interior de la muñeca) mostró evidencia poco clara acerca de la finalización exitosa del tratamiento dental y la reducción del reflejo nauseoso en comparación con la acupuntura simulada (falsa).

La misma intervención con sedación no mostró diferencias. La acupresión (con pulgar o Sea-band ) en el punto P6 con o sin sedación no mostró ninguna diferencia en comparación con la acupresión simulada. La acupresión en el punto P6 con el dispositivo mostró una diferencia en la finalización del tratamiento dental y en la reducción del reflejo nauseoso.

  1. El láser en el punto P6 mostró una diferencia en la ausencia del reflejo nauseoso y una reducción del reflejo nauseoso durante el tratamiento dental en comparación con la aplicación de láser simulado.
  2. Los estudios incluidos no informaron de efectos perjudiciales importantes del tratamiento.
  3. Certeza de la evidencia

El nivel de confianza que se tiene en estos hallazgos es muy bajo. Este hecho se debió al riesgo incierto de sesgo y al escaso número de pacientes estudiados en los cuatro ensayos incluidos. Conclusión No hay evidencia suficiente para establecer qué intervención funciona mejor para tratar el reflejo nauseoso en los pacientes sometidos a tratamiento dental.

Se sugiere que se lleven a cabo más estudios bien realizados en esta área. Si esta evidencia le ha resultado útil, considere la posibilidad de hacer una donación a Cochrane. Somos una organización benéfica que produce evidencia accesible para ayudar a las personas a tomar decisiones sobre salud y asistencia.

Conclusiones de los autores: Se encontró evidencia de certeza muy baja de cuatro ensayos que fue insuficiente para establecer la conclusión de si hay algún beneficio de la acupuntura, la acupresión o el láser en el punto P6 en cuanto a la reducción del reflejo nauseoso y la posibilidad de permitir la finalización exitosa de los procedimientos dentales.

No se encontró evidencia de otras intervenciones para el control del reflejo nauseoso durante el tratamiento dental. Se necesitan ensayos bien diseñados y con un informe suficiente que evalúen diferentes intervenciones. Leer el resumen completo El reflejo nauseoso es un mecanismo de defensa involuntario para proteger la faringe y la garganta de los objetos extraños.

El reflejo nauseoso es un problema frecuente que ocurre durante el tratamiento dental y hace que los procedimientos terapéuticos sean molestos y a menudo difíciles o incluso imposibles de realizar. Se pueden utilizar varias intervenciones para controlar el reflejo nauseoso: fármacos antinauseosos, sedantes, anestésicos locales y generales, remedios a base de hierbas, terapias conductuales, acupresión, acupuntura, láser y dispositivos protésicos.

Esta es una actualización de la revisión Cochrane publicada por primera vez en 2015. Evaluar los efectos de las intervenciones farmacológicas y no farmacológicas para el control del reflejo nauseoso en pacientes que reciben tratamiento dental. El Especialista en Información del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health’s Information Specialist) realizó búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Salud Oral (hasta el 18 de marzo 2019), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL; 2019; Número 2) en la Biblioteca Cochrane (búsqueda el 18 de marzo 2019), MEDLINE Ovid (1946 al 18 de marzo 2019), Embase Ovid (1937 al 18 de marzo 2019), CINAHL EBSCO (1937 a 18 marzo 2019), AMED Ovid (1985 al 18 de marzo 2019), y las actas de la International Association for Dental Research (IADR) en línea (2001 al 18 de marzo 2019).

Se hicieron búsquedas de ensayos en curso en el US National Institutes of Health Ongoing Trials Register (ClinicalTrials.gov) y en la World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform. También se realizaron búsquedas de citas prospectivas en los estudios incluidos a través de Google Scholar.

No se impusieron restricciones de idioma ni de fecha de publicación en la búsqueda en las bases de datos electrónicas. Se incluyeron los ensayos controlados aleatorizados (ECA) que reclutaron pacientes a los que se les administró una intervención farmacológica o no farmacológica para el control del reflejo nauseoso que interfería con el tratamiento dental.

Se excluyeron los ensayos controlados cuasialeatorizados. Se excluyeron los ensayos con participantes que tenían trastornos del sistema nervioso central o periférico, que tenían lesiones orales o que tomaban medicamentos sistémicos que podrían afectar la sensación de náuseas, o que habían sido sometidos a cirugía que podría alterar la anatomía de forma permanente.

Obtención y análisis de los datos: Se seleccionaron los ensayos, se extrajeron los datos y se evaluó el riesgo de sesgo de forma independiente. Se siguieron las guías estadísticas de Cochrane. La certeza general de la evidencia se evaluó con criterios GRADE. Se incluyeron cuatro ensayos en riesgo incierto de sesgo con 328 participantes (263 adultos y 65 niños a partir de cuatro años de edad), en que un ensayo comparó la acupuntura y la acupresión (con pulgar, dispositivo y Sea-band) en el P6 (punto localizado a tres dedos de ancho por debajo de la muñeca en la parte interna del antebrazo entre los dos tendones) con acupuntura y acupresión simuladas con y sin sedación.

Un ensayo comparó acupuntura en el punto P6 con acupuntura simulada. Estos ensayos informaron de la finalización del procedimiento dental y la reducción del reflejo nauseoso (según lo informado por el evaluador y el paciente) como resultados. Un ensayo cruzado y un ensayo de boca dividida estudiaron el efecto del láser en el punto P6 en comparación con el control.

  • Un ensayo informó de una reducción del reflejo nauseoso y otro informó de la presencia o la ausencia del reflejo nauseoso durante el procedimiento dental.
  • La acupuntura en el punto P6 mostró evidencia incierta con respecto a la finalización exitosa del procedimiento dental (RR 1,78; IC del 95%: 1,05 a 3,01; 2 ensayos, 59 participantes; evidencia de certeza muy baja) y evidencia incierta con respecto a la reducción del reflejo nauseoso (RR 2,57; IC del 95%: 1,12 a 5,89; 1 ensayo, 26 participantes; evidencia de certeza muy baja) en comparación con la acupuntura simulada.

La acupuntura en el punto P6 con sedación no mostró ninguna diferencia en comparación con la acupuntura simulada con sedación (RR 1,08; IC del 95%: 0,91 a 1,28; 1 ensayo, 34 participantes; evidencia de certeza muy baja). La acupresión mediante presión con el pulgar con o sin sedación no mostró diferencias claras en la finalización del procedimiento dental (RR 0,96; IC del 95%: 0,84 a 1,10; 1 ensayo, 39 participantes; evidencia de certeza muy baja; y RR 0,85; IC del 95%: 0,50 a 1,46; 1 ensayo, 30 participantes; evidencia de certeza muy baja; respectivamente), ni una reducción del reflejo nauseoso (RR 1,06; IC del 95%: 0,92 a 1,23; un ensayo, 39 participantes; evidencia de certeza muy baja; y RR 0,92; IC del 95%: 0,60 a 1,41; 1 ensayo, 30 participantes; evidencia de certeza muy baja; respectivamente) en comparación con la acupresión simulada con o sin sedación.

La acupresión en el punto P6 con un dispositivo mostró evidencia incierta con respecto a la finalización exitosa del procedimiento dental (RR 2,63; IC del 95%: 1,33 a 5,18; 1 ensayo, 34 participantes; evidencia de certeza muy baja) y evidencia incierta con respecto a la reducción del reflejo nauseoso (RR 3,94; IC del 95%: 1,63 a 9,53; 1 ensayo, 34 participantes; evidencia de certeza muy baja) en comparación con la acupresión simulada.

Sin embargo, el dispositivo combinado con sedación no mostró diferencias para ninguno de los resultados (RR 1,16; IC del 95%: 0,90 a 1,48; 1 ensayo, 27 participantes; evidencia de certeza muy baja; y RR 1,26; IC del 95%: 0,93 a 1,69; 1 ensayo, 27 participantes; evidencia de certeza muy baja; respectivamente).

La acupresión con Sea-band con o sin sedación no mostró diferencias claras en la finalización del procedimiento dental (RR 0,88; IC del 95%: 0,67 a 1,17; 1 ensayo, 21 participantes; evidencia de certeza muy baja; y RR 1,80; IC del 95%: 0,63 a 5,16; 1 ensayo, 19 participantes; evidencia de certeza muy baja; respectivamente), ni una reducción del reflejo nauseoso (RR 0,88; IC del 95%: 0,67 a 1,17; 1 ensayo, 21 participantes; evidencia de certeza muy baja; y RR 2,70; IC del 95%: 0,72 a 10,14; 1 ensayo, 19 participantes; evidencia de certeza muy baja; respectivamente) en comparación con la acupresión simulada con o sin sedación.

El láser en el punto P6 mostró una diferencia en la ausencia del reflejo nauseoso (odds ratio 86,33; IC del 95%: 29,41 a 253,45; 1 ensayo, 40 participantes; evidencia de certeza muy baja) y una reducción en el reflejo nauseoso (DM 1,80; IC del 95%: 1,53 a 2,07; 1 ensayo, 25 participantes; evidencia de certeza muy baja) durante el procedimiento dental en comparación con la aplicación de láser simulado.

No se informaron otros efectos adversos significativos. Para la acupuntura en el punto P6 los autores del ensayo no estaban seguros de si los efectos adversos informados se debieron a la ansiedad de los participantes o a la intervención. Ninguno de los ensayos sobre la acupresión o el láser informó sobre este resultado.

No se encontraron ensayos que evaluaran otras intervenciones utilizadas para el control del reflejo nauseoso en pacientes a los que se les realiza un tratamiento dental. La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España.