Como Descongestionar La Nariz De Un Bebe?

28.08.2023 0 Comments

Como Descongestionar La Nariz De Un Bebe
Diez consejos prácticos para la descongestión nasal de tu bebé – En primer lugar, se recomienda seguir los siguientes pasos para realizar un lavado eficaz de las fosas nasales:

1. Coloca al bebé de lado. Pon al bebé preferiblemente de lado sobre el cambiador y coloca una toalla bajo su cabeza y cuello. Si el bebé estuviera boca arriba, el líquido podría arrastrar la mucosidad hacia el oído y provocarle una otitis. Además, respiraría peor y estaría más nervioso e inquieto durante todo el procedimiento.2. Evita que se mueva. Si es posible, pide a otra persona que sujete al niño mientras realizas el lavado. Si no lo es, inmoviliza las manos del bebé con una mano y utiliza la otra para limpiarle las fosas. Otra posibilidad es envolver al bebé con una toalla para inmovilizarlo durante la maniobra.3. Introduce suavemente la solución salina. Con el niño tumbado de lado, empieza introduciendo el agua de mar por la fosa nasal que queda arriba. Para ello, debes introducir la boquilla en el orificio nasal y apretar suavemente el pulsador. De este modo, el líquido entrará por una fosa y saldrá por la otra sin que pase al oído ni a la faringe. Se puede presionar con el dedo ese mismo lado de la nariz y esperar a que el líquido salga por el otro orificio.4. Repite la operación del otro lado. Tras limpiar la mucosidad con una gasa o un pañuelo, repite el procedimiento en la otra fosa nasal con el niño tumbado del otro costado.5. Limpia la boquilla. Después de cada uso, debes lavarla con agua y jabón y secarla adecuadamente.6. Aspira la mucosidad, solo cuando sea necesario. Si el bebé tiene mucho moco, el lavado con suero o agua de mar puede no ser suficiente. En estos casos, se puede recurrir a un aspirador nasal, sorbiendo constante y suavemente desde el otro extremo. No obstante, tan solo hay que utilizarlo cuando haya mucosidad visible que no se pueda extraer sin él, puesto que abusar de esta práctica puede irritar la nariz y favorecer la congestión y el sangrado. En cualquier caso, el aspirador no debería usarse más de una o dos veces al día. También las siguientes medidas pueden ayudar a que tu hijo respire más fácilmente y hacer que las secreciones nasales regresen a la normalidad: 7. Intenta que el ambiente esté bien ventilado. Evita la humedad excesiva, pero también que el aire esté demasiado seco. Puedes aumentar la humedad en el aire con un vaporizador o un humidificador, pero consulta antes al pediatra si puede ser beneficioso para tu bebé y cómo manejarlo.8. Anima a tu hijo a beber más líquidos. El moco será menos espeso y la humedad de las fosas nasales, mayor.9. Inclina ligeramente su cuna o cama. La congestión a menudo es peor cuando se está acostado, por lo que mantener la cabeza uno poco elevada mientras duerme puede ayudarle a respirar mejor. Puedes introducir una toalla bajo la parte superior del colchón, por ejemplo, para que este quede inclinado.10. Si tiene mucha congestión, dale baños de vapor. Lleva a tu hijo al baño, cierra la puerta y abre el agua caliente. Lugo permanece sentada o sentado con él durante unos quince minutos en ese ambiente lleno de vapor. Si se añaden compuestos aromáticos a un vaporizador o a un baño, se podría favorecer la descongestión. Pero consulta previamente con tu pediatra, ya que no todos son beneficiosos o aptos para bebés.

¿Cómo descongestionar la nariz de un bebé remedio casero?

El vapor es una de las soluciones más efectivas para la congestión nasal. Abrir el agua caliente y cerrar las puertas y las ventanas del cuarto de baño, formando una especie de sauna, ayudará a que tu bebé respire mejor.

¿Cómo ayudar a dormir a un bebé congestionado?

¿Qué pasa si mi bebé no le gusta dormir en una postura? – Si a tu bebé no le gusta dormir en ninguna de las posturas recomendadas, trata de que concilie el sueño a través del contacto piel con piel, dentro del carrito de paseo, en tus brazos o sobre una hamaca, Una vez haya caído rendido, ya podrás meterle dentro de su cuna con la mejor postura para dormir al bebé.

¿Cuando un bebé tiene mucho moco y le cuesta respirar?

Cómo sacar los mocos a un bebé – Los lavados nasales con suero fisiológico son el método menos invasivo. Tumba al bebé boca arriba o boca abajo y gira su cabeza hacia el lado, sujetándole bien. Échale el suero en el orificio nasal que queda más arriba.

Después, siéntale para que expulse las secreciones y repite el proceso en el otro orificio. Suele ser suficiente con unos 2 ml en cada fosa nasal. Si la nariz está muy obstruida, se puede echar un poco de suero, masajear para reblandecer y volver a echar más suero. Se recomienda realizarlo antes de dormir o antes de las tomas de leche,

También debes asegurarte de que el suero está a temperatura ambiente para que sea menos desagradable.

¿Por qué le suena la nariz a mi bebé?

¿Qué es el estridor? – El estridor es un sonido ruidoso o agudo al respirar. Es una señal de que las vías respiratorias superiores están parcialmente bloqueadas. Puede involucrar la nariz, la boca, los senos paranasales, la caja de voz (laringe) o la tráquea.

¿Que ayuda a descongestionar la nariz?

Los descongestionantes son medicamentos que encogen y secan las vías nasales. Pueden ayudar secar la nariz tapada o congestionada. Los antihistamínicos son medicamentos que tratan los síntomas de alergias. Algunos producen sueño, así que úselos con cuidado.

¿Cuándo preocuparse por la respiración de un bebé?

Cuando tengan un ritmo de respiración más elevado de las 60 respiraciones por minuto. Si tiene dificultades respiratorias acompañadas de ruidos en el pecho, jadeos o ahogos. Si detectas una coloración azulada de los labios, la lengua, la cara o el tronco.

You might be interested:  Como Eliminar Las Ojeras?

¿Cómo evitar que se tape la nariz en la noche?

¿Qué puedes hacer para evitar o mejorar la congestión nasal nocturna? – Humidificar el aire, tener el dormitorio limpio y ventilado, huir de los cambios bruscos de temperatura, beber abundantes líquidos (agua, zumos naturales, infusiones o caldos), moderar la ingesta de alcohol, abandonar el hábito tabáquico y evitar el consumo de lácteos (que crean mucosidad) son medidas útiles para prevenir el taponamiento de la nariz,

Si la prevención falla, existen una serie de remedios útiles para mejorar la congestión nasal, como la colocación de compresas húmedas y calientes sobre la nariz, los vahos de eucalipto o menta, la elevación de la cabeza al acostarse o los masajes circulares sobre los senos paranasales (mejillas, nariz y entrecejo).

Pero si hay una medida útil tanto en la prevención como en el manejo de la congestión nasal es mantener una buena higiene nasal con la ayuda del lavado nasal, ya sea con suero fisiológico o con agua de mar isotónica, que puede usarse incluso, en formato infantil, a partir de los 6 meses.

  1. Ayuda a prevenir las complicaciones de la rinitis, como la sinusitis (acumulación de mucosidad en los senos paranasales)
  2. Fluidifica y nutre la mucosa nasal (la humidifica y le aporta oligoelementos) y ayuda a eliminar las costras
  3. Permite una mejor ventilación, lo que lleva a un mayor bienestar y a un descanso reparador

Aunque puedes utilizar el agua de mar isotónica siempre que lo necesites, te recomendamos que sigas la siguiente pauta de lavado nasal : si no tienes afecciones, realiza una limpieza nasal semanalmente. En cambio, si estás resfriado o tienes congestión nasal, realízala a diario. Aquí tienes algunas indicaciones para conseguir una buena limpieza nasal con agua de mar isotónica:

  1. Coloca la cabeza sobre el lavabo e inclínala suavemente hacia la izquierda
  2. Introduce la boquilla del dispositivo en la fosa nasal derecha y presiónalo para que el agua de mar llegue a la nariz
  3. Ajusta la inclinación de la cabeza para que la solución llegue bien a la garganta o hacia los oídos
  4. A continuación, repite el proceso con la fosa nasal izquierda
  5. Para terminar, suénate suavemente para retirar el agua y el moco restantes
  6. Y no olvides respirar por la boca durante el lavado

Ahora que ya sabes qué causa la congestión nasal nocturna y qué puedes hacer para prevenirla o mejorarla, permítenos un último consejo : si te surge alguna complicación, si te sangra la nariz, si tienes fiebre, dolor o cefaleas o si necesitas descartar otras afecciones, ¡no te olvides de consultarlo todo con tu médico ! Farmacéutica y Directora Técnica de Acofarma Con una amplia trayectoria profesional como Directora Técnica en destacadas compañías del sector farmacéutico, Montserrat Enrique es licenciada en Farmacia y ha cursado un Postgrado en Sistemas de Calidad en la Industria y la Investigación Farmacéutica en la Universidad de Barcelona.

Linkedin de Montserrat Enrique

¿Cuánto tiempo puede durar la congestión nasal?

Síntomas – Los síntomas de un resfriado por lo general alcanzan su punto máximo dentro de los 2-3 días y pueden incluir:

Estornudos Congestión nasal Moqueo Dolor de garganta Tos Goteo de mucosidad en la garganta (goteo posnasal) Lagrimeo Fiebre (si bien la mayoría de las personas resfriadas no tienen fiebre)

Cuando los virus que causan los resfriados infectan inicialmente la nariz y los senos paranasales, la nariz produce una mucosidad transparente. Esto ayuda a eliminar los virus de la nariz y los senos paranasales. Después de 2 o 3 días, la mucosidad puede cambiar de color y volverse blanca, amarilla o verde.

¿Cómo respira un bebé con problemas respiratorios?

¿Cuáles son los signos y síntomas de la bronquiolitis? – La bronquiolitis suele comenzar con signos de resfriado, como por ejemplo goteo nasal, tos leve y fiebre, Luego de 1 o 2 días, la tos puede empeorar y el bebé comenzará a respirar con mayor rapidez.

Puede ensanchar las fosas nasales y apretar los músculos debajo de la caja torácica para intentar que entre y salga más aire de sus pulmones. Cuando respira, puede gruñir y apretar los músculos del estómago. Al exhalar, emitirá un sonido agudo como un silbido, llamado sibilancia. Puede tener dificultades para beber porque se les hará difícil succionar y tragar. Si su bebé tiene muchas dificultades para respirar, puede notar un tinte azulado alrededor de los labios y las puntas de los dedos. Esto indica que las vías respiratorias de su hijo están tan bloqueadas que no le llega suficiente oxígeno a la sangre.

Su hijo puede deshidratarse si no puede beber líquidos sin dificultades. Llame al médico de su hijo si presenta cualquiera de los siguientes síntomas de deshidratación :

Bebe menos de lo normal Boca seca Llora sin lágrimas Orina con menos frecuencia de lo normal

¿Cómo saber si un bebé tiene flema en los pulmones?

Mocos y flemas en bebés: cómo y cuándo tratarlos Mocos y flemas en bebés: cómo y cuándo tratarlos No es extraño que los bebés y niños muy pequeños presenten flemas y mocos de forma recurrente, incluso cuando no están resfriados. La mucosidad es un sistema de defensa que tiene el organismo para evitar la proliferación de virus y bacterias, por lo que en sí mismo no son malos ni constituyen un problema médico.

  1. Sin embargo, cuando la excesiva mucosidad impide a los bebés descansar bien, les provoca vómitos y arcadas, tos y dificultad para respirar, podemos tomar ciertas medidas para aliviar este malestar.
  2. ¿Qué son los mocos y las flemas y por qué se producen? Generalmente, “moco” hace referencia a la sustancia pegajosa que surge de los orificios nasales mientras que “flema” es aquella que, aunque procede también de las vías respiratorias, se expulsa a través de la boca,

Estas mucosidades se segregan por varias razones: para evitar la deshidratación de las vías respiratorias, para lubricarlas y, especialmente, para defenderlas de agentes externos como virus, bacterias y partículas irritantes, Los gérmenes que entran a través de la nariz quedan adheridos a estas mucosidades y pueden ser eliminados, evitando que proliferen y produzcan infecciones.

  1. El frío, los catarros y las inflamaciones de garganta o de las vías respiratorias aumentarán la producción de mucosidad como medida para combatir la infección, aunque muchas veces no es necesario que el niño esté enfermo para que presente mocos o flemas.
  2. A menudo esta mucosidad se genera como medida preventiva y su exceso se debe a que los bebés y niños muy pequeños no saben eliminarla de forma efectiva y tiende a acumularse,
You might be interested:  Como Reportar Un Celular Robado?

Síntomas de un exceso de mucosidad en lactantes Como los niños pequeños no saben sonarse ni escupir, es muy habitual que acaben segregando más moco del que son capaces de eliminar. La acumulación de esta mucosidad en las vías respiratorias provoca tos, estornudos, sordera y dificultad para respirar ; mientras que las flemas que llegan a la garganta pueden hacer que el bebé sufra arcadas e incluso vómitos,

Las diarreas también suelen ser comunes en periodos de mucosidad excesiva, ya que el bebé tiende a tragárselas y a expulsarlas a través de las heces. La tos es, generalmente, el síntoma más habitual. Funciona como un mecanismo de defensa del cuerpo para movilizar la mucosidad de las vías respiratorias inferiores (pulmones) y expulsarla, por lo que se debe permitir que el niño tosa y no recurrir inmediatamente a medicamentos que neutralicen la tos,

En casos en los que la tos sea preocupante o impida al bebé descansar correctamente, será necesario acudir a un pediatra para que valore su causa y pueda recetar el medicamento más adecuado. Hay que evitar automedicar a los bebés y niños pequeños, ya que muchos medicamentos de fácil acceso (como los mucolíticos) pueden no ser efectivos y además tener efectos secundarios importantes.

Lavado con suero fisiológico. Esta es la herramienta más utilizada para ayudar a los bebés y niños a expulsar los mocos. Su formulación es inocua (agua con sal en proporciones similares a los fluidos de nuestro cuerpo), por lo que no irrita ni tiene efectos secundarios. Lo mejor es utilizarlo en spray o aerosol, ya que la presión y la cantidad de líquido que se expulsa viene regulada por edades. Por este motivo las jeringuillas, en las que es más difícil calibrar la presión a la que sale el líquido, están desaconsejadas. Para aplicar estos sprays o aerosoles lo mejor es tumbar al niño de lado y aplicar el suero fisiológico o agua marina en el orificio nasal que nos queda situado arriba. Si calentamos el bote de suero fisiológico con las manos antes de aplicarlo, el líquido les resultará menos molesto. Para limpiar el orificio contrario tan solo hemos de colocar al bebé tumbado hacia el lado contrario y repetir el proceso. No hace falta, y de hecho se desaconseja, introducir el aplicador hacia el fondo de la nariz; con colocarlo justo apoyado en el borde del orificio nasal es suficiente. No se aconseja en todos los,

Aspiradores nasales. Las peras de farmacia o aspiradores nasales pueden ser de utilidad para extraer los mocos que se encuentran en la nariz, pero no las flemas. Deben usarse con precaución, especialmente las peras, ya que pueden dañar la mucosa nasal. Los aspiradores funcionan muy bien, especialmente después de haber aplicado el suero fisiológico, pero no se debe abusar en su uso para evitar daños. No se aconseja en todos los tipos de mocos.

Hidratación. El agua es un gran aliado en casos de mucosidad excesiva. Por un lado, el incremento de líquidos ayuda a licuar las flemas, a tragarlas (evitando que se acumulen y pasen a los oídos) y a hidratar la garganta, que suele resecarse en casos de nariz congestionada. Por otro lado, los ambientes húmedos también contribuyen a mejorar la congestión nasal y la tos. Prepararle un baño a nuestro niño o meterlo en una habitación con vaho le ayudará a expulsar mejor las flemas y los mocos. El uso de humidificadores en la habitación también puede ser adecuado, siempre y cuando se limpien cada día para evitar la proliferación de hongos y bacterias.

¿Tienes dudas? Compra una y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente. : Mocos y flemas en bebés: cómo y cuándo tratarlos

¿Qué pasa cuando un bebé tiene dificultad para respirar?

El síndrome de dificultad respiratoria neonatal se observa con mayor frecuencia en bebés prematuros. Esta afección le dificulta la respiración al bebé. El SDR neonatal ocurre en bebés cuyos pulmones no se han desarrollado todavía totalmente. La enfermedad es causada principalmente por la falta de una sustancia resbaladiza y protectora, llamada surfactante.

Esta sustancia ayuda a los pulmones a inflarse con aire e impide que los alvéolos colapsen. Esta sustancia normalmente aparece en pulmones completamente desarrollados. El SDR neonatal también puede ser el resultado de problemas genéticos con el desarrollo pulmonar. La mayoría de los casos de SDR se observa en bebés nacidos antes de 37 a 39 semanas.

Cuanto menos desarrollados estén los pulmones, mayor será la probabilidad de presentar el síndrome de dificultad respiratoria neonatal después de nacer. El problema es infrecuente en bebés nacidos a término (después de 39 semanas). Otros factores que pueden incrementar el riesgo de presentar este síndrome:

Un hermano o hermana que lo padecieron. Diabetes en la madre. Parto por cesárea o inducción del parto antes de que el bebé esté a término. Problemas del parto que reducen la circulación al bebé. Embarazo múltiple (gemelos o más). Trabajo de parto rápido.

La mayoría de las veces, los síntomas aparecen en cuestión de minutos después del nacimiento, aunque es posible que no se observen durante varias horas. Los síntomas pueden incluir:

Color azulado de la piel y membranas mucosas (cianosis)Detención breve de la respiración (apnea)Disminución del gasto urinarioAleteo nasalRespiración rápidaRespiración poco profundaDificultad para respirar y sonidos roncos mientras respiraMovimiento respiratorio inusual (como la retracción de los músculos del tórax con la respiración)

Los siguientes exámenes se emplean para detectar la afección:

Gasometría arterial – Muestra bajos niveles de oxígeno y exceso de ácido en los líquidos corporals.Radiografía de tórax – Muestra que los pulmones tienen una apariencia de “vidrio molido” que es típico de la enfermedad. Esto a menudo aparece de 6 a 12 horas después de nacer.Análisis de laboratorio – Para ayudar a descartar infección como causa de los problemas respiratorios.

Los bebés prematuros o que tienen otras afecciones que los ponen en alto riesgo de presentar el problema requieren tratamiento al nacer por parte de un equipo médico especializado en problemas respiratorios de recién nacidos. A los bebés se les administra oxígeno húmedo y caliente.

Sin embargo, este tratamiento es necesario vigilarlo cuidadosamente para evitar los efectos secundarios por la presencia de demasiado oxígeno. Se ha demostrado que es útil administrar un agente tensioactivo a un bebé. Sin embargo, este se administra directamente en las vías respiratorias del bebé, por lo que existe cierto riesgo.

Aún es necesario realizar más investigación sobre cuáles bebés deben recibir este tratamiento y cuánta cantidad de la sustancia se debe emplear. El uso de ventilación asistida con un respirador puede salvar la vida de algunos bebés. Sin embargo, el uso de respiradores puede dañar el tejido pulmonar, así que este tratamiento se debe evitar en lo posible.

You might be interested:  Como Llenar Un Pagare?

Nivel alto de dióxido de carbono en la sangreBajo nivel sanguíneo de oxígenopH bajo en la sangre (acidez)Pausas repetitivas en la respiración

Un tratamiento llamado presión positiva continua en la vía respiratoria (CPAP, por sus siglas en inglés) puede evitar la necesidad de asistencia respiradora o agente tensioactivo en muchos bebés. Este procedimiento envía aire dentro de la nariz para ayudar a mantener las vías respiratorias abiertas.

Un ambiente tranquiloManipulación delicadaPermanecer a una temperatura corporal idealManejo cuidadoso de líquidos y nutriciónTratamiento inmediato de infecciones

La afección con frecuencia empeora durante 2 a 4 días después del nacimiento y con frecuencia mejora lentamente de ahí en adelante. Algunos bebés afectados por el síndrome de dificultad respiratoria grave morirán. Si ocurre, generalmente sucede entre los días 2 y 7. Se pueden presentar complicaciones a largo plazo debido a:

Demasiado oxígeno.Altas presiones ejercidas sobre los pulmones.Enfermedad más grave. El SDR se puede asociar con la inflamación que causa daño cerebral o pulmonar.Períodos en que el cerebro u otros órganos no recibieron suficiente oxígeno.

Se puede acumular aire o gas en:

El espacio que rodea los pulmones (neumotórax)El espacio en el tórax entre los dos pulmones (neumomediastino)La zona entre el corazón y el saco delgado que lo rodea (neumopericardio)

Otras afecciones asociadas con el SDR o prematuridad extrema pueden incluir:

Hemorragia intracerebral ( hemorragia intraventricular del recién nacido )Sangrado hacia el pulmón (hemorragia pulmonar; algunas veces asociada con el uso de agentes tensioactivos)Problemas con el desarrollo y crecimiento del pulmón ( displasia broncopulmonar )Retraso del desarrollo mental y discapacidad intelectual asociados con sangrado o daño cerebralProblemas con el desarrollo ocular ( retinopatía de la prematuridad ) y ceguera

La mayoría de las veces, este problema se desarrolla poco después del nacimiento, mientras el bebé está todavía en el hospital. Si usted ha dado a luz en el hogar o por fuera de un centro médico, consiga asistencia médica de emergencia si su bebé tiene problemas respiratorios.

Tomar medidas para prevenir la prematuridad también puede ayudar a evitar el SDR neonatal. El buen cuidado prenatal y los chequeos regulares comenzando tan pronto como la mujer descubra que está embarazada pueden ayudar a evitar el nacimiento prematuro. El riesgo del SDR también se puede disminuir por medio de la sincronización apropiada del parto.

Puede ser necesario un parto inducido o una cesárea. Se puede hacer un examen de laboratorio antes del parto para verificar la preparación de los pulmones del bebé. A menos que sea necesario, los partos inducidos o por cesárea se deben retrasar hasta al menos la semana 39 o hasta que los exámenes muestren que los pulmones del bebé hayan madurado.

Las medicinas llamadas corticosteroides pueden ayudar a acelerar la madurez pulmonar antes que el bebé nazca. A menudo se administran a mujeres embarazadas entre 24 y 34 semanas de gestación que parezca que probablemente van a dar a luz a la siguiente semana. Se necesita una mayor investigación para determinar si los corticosteroides también pueden beneficiar a los bebés menores de 24 o mayores de 34 semanas.

A veces, puede ser posible administrar otras medicinas para retrasar el parto y alumbramiento hasta que los esteroides hayan tenido tiempo para funcionar. Este tratamiento puede reducir los riesgos del SDR. También puede ayudar a prevenir otras complicaciones a raíz de un parto prematuro.

Sin embargo, no eliminará del todo los riesgos. Enfermedad de la membrana hialina (EMH); Síndrome de dificultad respiratoria infantil; Síndrome de dificultad respiratoria neonatal; SDR en bebés Kamath-Rayne BD, Jobe AH. Fetal lung development and surfactant. In: Resnik R, Lockwood CJ, Moore TR, Greene MF, Copel JA, Silver RM, eds.

Creasy and Resnik’s Maternal-Fetal Medicine: Principles and Practice,8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 16. Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM. Diffuse lung diseases in childhood. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds.

Nelson Textbook of Pediatrics,21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 434. Lagoski M, Hamvas A, Wambach JA. Respiratory distress syndrome in the neonate. In: Martin RJ, Fanaroff AA, Walsh MC, eds. Fanaroff and Martin’s Neonatal-Perinatal Medicine,11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 64.

Rozance PJ, Wright CJ. The neonate. In: Landon MB, Galan HL, Jauniaux ERM, et al, eds. Gabbe’s Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies,8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 23. Versión en inglés revisada por: Charles I. Schwartz, MD, FAAP, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, Perelman School of Medicine at the University of Pennsylvania, General Pediatrician at PennCare for Kids, Phoenixville, PA.

¿Cómo echarle agua salina a un bebé?

Lavado nasal en bebés, paso a paso – Nuestra enfermera nos describe cómo hacerlo sin miedo y evitando riesgos:

  1. Pasa una gasa húmeda por la nariz para quitar los mocos resecos que se encuentran por fuera.
  2. Coloca al bebé tumbado y su cabeza ligeramente inclinada a un lado.
  3. Llena la jeringa con suero o solución salina. Solamente hace falta aplicar 2 mililitros en los menores de 6 meses y subir esa cantidad a 5 mililitros en niños de más de dos años.
  4. Mete la jeringa en uno de los huecos de la nariz, el que se sitúa más arriba como si estuviera mirando hacia el techo.
  5. ¡Atención! Evita el error más frecuente de tapar el orificio que se queda libre. Lo mejor es mantenerlo destapado.
  6. Inyecta el suero sin miedo. Así consigues realizar una leve presión, y que el lavado nasal resulte efectivo. “Si se realiza con dudas, el suero no saldrá fuerte y no servirá de nada”, nos avisa nuestra enfermera. Como resultado de ello, los niños podrán sacar algunos mocos y otros se los tragarán, algo que tampoco supone un peligro para ellos.
  7. Cambia de lado la cabeza del bebé para repetir las instrucciones del lavado nasal en el otro orificio de la nariz.

En caso de que el niño siga con la nariz taponada, nuestra especialista nos indica que “podemos esperar unos minutos, masajear la zona del esternón para reblandecer y volver a echar más suero”.