24/02/2020 Proteam

La Educación Ambiental como Herramienta de Cambio

“En la presente carrera del avance tecnológico, <<Salvemos la Tierra>>, no puede separarse de << salvemos la humanidad>>, pero ¿cómo?”

Henri Cartier-Bresson – Fundador Magnum Photos

 

La importancia de la educación en cualquiera de sus manifestaciones (formal e informal), representa una de las características más relevantes de la sociedad actual y es innegable el impacto que esta ha tenido en la breve historia de la humanidad en este planeta. Tan real es la afirmación anterior que no por nada se le considera como una de las pocas “herramientas” verdaderamente eficaces para el cambio de los sistemas políticos, sociales y científicos.

Sin embargo, fiel a la premisa del “cambio”, la educación jamás ha sido estática y a lo largo de la historia se ha manifestado de formas muy diferentes; siendo esta adaptable a quien la imparte y quien la recibe, tomando la cara de los eventos socioculturales de mayor significancia en ese momento o inclusive hasta ser utilizada para lograr los objetivos de agendas políticas en los diferentes tipos de gobiernos en el mundo.

La educación per se no debería ser juzgada de “buena” o “mala”, simplemente obedece a la regla moral de la sociedad que la imparte y crea y a la visión del mundo que viven o quieren vivir.

Entonces, ¿Cómo puede la educación ayudarnos a cambiar la posibilidad de un futuro desolado por los desastres ecológicos que nosotros mismos hemos creado?

Pues bien, la educación por su misma definición, nos indica que debe ser tomada como una orientación para el desarrollo intelectual y ético de la persona y por conjunto, de la misma sociedad, eso indica que como se ha mencionado anteriormente, la educación debe ser sometida a un proceso de reevaluación, de calibración por así decirlo, de nuestros nuevos valores y guías éticas y actualizarla con los nuevos conocimientos científicos y tecnológicos que hemos descubierto hasta el momento.

En adición, añadir el término “ambiental” a la educación, debería de reforzar el mensaje de que el desarrollo de la sociedad no puede ser ajeno al bienestar del medio en que vivimos y en que ese desarrollo toma lugar.

Somos parte de un sistema, somos gobernados por leyes naturales y físicas a las cuales no podemos escapar por más avanzada que sea nuestra sociedad, y debemos ser conscientes que en un sistema las interacciones de cada individuo afectan al colectivo de una u otra manera, por lo que entonces la educación de nuestra sociedad debería de mantener esta premisa como parte de sus objetivos de desarrollo.

La educación ambiental es una forma de guiar a la sociedad y sus acciones hacia un punto de equilibrio con los sistemas naturales de los que somos parte y a todos sus componentes; importante es ser consciente que la educación de prevención deberá ser tan importante como la educación de acción, puesto que ya no podemos ignorar que el problema ecológico está ya sobre nosotros y no en un futuro distante como nos lo enseñaron las generaciones anteriores.

Ya sea de manera informal (familia, amigos…) o formal (instituciones académicas), la educación ambiental nos deberá enseñar a cada miembro de la sociedad no importando su edad, posición económica, o preferencias políticas o religiosas, las acciones que cada uno puede tomar en base a sus capacidades para cambiar la situación ecológica actual, y prevenir el incremento del deterioro de nuestros sistemas naturales.

Cada uno de nosotros es responsable de hacer de la educación una herramienta para cambiar nuestra realidad por una mejor, y que nos dé la oportunidad de tener un futuro no solo para el desarrollo de la sociedad, si no de todos los sistemas naturales.

Recordemos que el medio ambiente no son solo los especialistas y científicos, el medio ambiente somos todos y todo lo que viven en este planeta.

Autor del Artículo

Proteam

Empresa dedicada a la limpieza del aire contaminado en los procesos industriales que generan humos, polvos y neblinas

Tagged:

CONTÁCTANOS

Contribuye con tu Experiencia y Forma parte de la Comunidad