31/01/2019 Proteam

Análisis de la NOM-025-SSA1-2014

Al hablar de normativa ambiental mexicana, normalmente la primera autoridad que nos viene a la mente es SEMARNAT y PROFEPA, sobre todo cuando se trata de regular las emisiones de contaminantes a la atmósfera, sin embargo tenemos otras dos autoridades que trabajan en el mismo tema pero de una manera más complementaria, y específica, hablamos de la Secretaria de Trabajo y Previsión Social (STPS) y de la Secretaría de Salud, en el caso de la STPS se encarga de establecer lineamientos para cuidar la salud del trabajador, y por tanto regular algunos contaminantes o sustancias que se encuentren en el medio ambiente laboral, por otro lado la Secretaría de Salud, tiene un enfoque más amplio y busca el proteger la salud de los  y las mexicanas.

Pero como toda normatividad, estas deben de tener un fundamento legal de mayor jerarquía, y en el caso de la Norma Oficial Mexicana NOM-025-SSA1-2014, podemos encontrarlo en el Artículo 4 constitucional, que nos marca el derecho de toda persona a la protección de su salud, así como el derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar, y los artículos 116 y 118 de la Ley General de Salud, nos señalan que las autoridades sanitarias establecerán las normas, tomarán las medidas y realizarán las actividades tendientes a la protección de la salud humana ante los riesgos y daños dependientes de las condiciones del ambiente.

Es por eso que la Secretaria de Salud también tiene normas oficiales mexicanas que nos ayudan a regular contaminantes atmosféricos a pesar de no ser la autoridad especializada en temas medioambientales como lo es la SEMARNAT. Recordemos que los efectos negativos de los contaminantes en la atmósfera no se limitan únicamente a un sentido estético o de la disminución en la calidad y cantidad de los llamados servicios eco sistémicos, uno de los efectos más visibles e inmediatos es el que tiene sobre la salud de los seres vivos.

Entonces, es importante que conozcamos la trascendencia que tienen los materiales partículados (PM) en el ambiente y en este caso, sobre la salud de las personas, en ese sentido, debemos mencionar que el material partículado es una mezcla de diferentes sustancias en estado líquido o sólido, que permanece suspendida en la atmósfera por periodos variables de tiempo, ejemplos de esto son el polvo y el humo, y el origen de estos materiales puede ser primarias (producidas por alguna fuente contaminante) o secundarias (formadas en la atmósfera, como resultado de interacciones químicas), adicional, estas partículas pueden ser de diferentes tamaños y tener diferentes características que dependen de las sustancias que las conforman, para el caso de esta norma oficial mexicana, solo se tomarán en cuenta las partículas con un diámetro de igual o menor tamaño a 10 micras (PM) , y menor o iguales a 2.5 micras (PM), estas partículas llegan a nuestro cuerpo principalmente por la nariz y boca, y el peligro reside en su acumulación dentro de nuestro organismo.

Las PM en el ambiente que son aspiradas, se depositan principalmente en la nariz, boca y faringe, y en su mayoría son originadas por procesos de desintegración de partículas más grandes, aunque también pueden contener material biológico como polen, esporas, virus o bacterias, o inclusive de productos de combustión de combustibles fósiles como la gasolina, carbón y gas.

Muchos de los estudios realizados a estas partículas, indican que el mayor impacto a la salud, lo originan compuestos altamente tóxicos y carcinogénicos como los sulfatos, nitratos, metales pesados, y compuestos orgánicos como los hidrocarburos aromáticos policíclicos. Los efectos a la salud presentados por estas partículas son principalmente afecciones en funciones cardiovasculares y respiratorias, como crisis asmáticas, neumonías, apneas obstructivas (interrupción de la respiración), afectando principalmente a personas mayores de 65 años y niños.

La norma oficial mexicana de salud ambiental NOM-025-SSA1-2014, nos establece los valores límite permisibles de concentración de partículas suspendidas, para así proteger la salud de la población, aportándonos los cálculos necesarios para evaluarlo, y las especificaciones de las mediciones y registros, siendo estos últimos divididos en promedios de exposición a 24 horas y a límites anuales divididos en trimestres. En el caso de los límites diarios (24 horas) se deberá contar con al menos 18 registros que son el 75 % de las concentraciones horarias válidas, que pudiéramos convertirlo a un registro por hora, y en el caso de los límites anuales, se deberán cumplir con el promedio de registro de al menos tres trimestres válidos de los cuatro que contiene el año.

Por tanto, después de establecer los periodos, y realizar las mediciones de los registros de acuerdo a la NOM-035-SEMARNAT-1993 que establece los métodos de medición para determinar la concentración de partículas suspendidas totales en el aire ambiente y el procedimiento para la calibración de los equipos de medición, tenemos que cotejarlos con los valores siguientes que nos da la NOM-025-SSA1-2014:

Protección de la salud de la población más vulnerable
Partículas menores a 10 micrómetros PM 10 Partículas menores a 2.5 micrómetros PM 2.5
Límite 24 horas Límite anual Límite 24 horas Límite anual
75 µg/3 40 µg/3 45 µg/3 12 µg/3

Reflexionemos el hecho de que los contaminantes atmosféricos son responsables de contribuir al aumento de la mortalidad general, de la mortalidad infantil y de adultos mayores, y que de ahí parte la importancia de actualizar, y seguir los lineamientos que nos brindan las normas oficiales mexicanas para la protección de la salud y el medio ambiente, porque todos somos responsables de la calidad del aire que respiramos.

Autor del Artículo

Proteam

Empresa dedicada a la limpieza del aire contaminado en los procesos industriales que generan humos, polvos y neblinas

Tagged:

CONTÁCTANOS

Contribuye con tu Experiencia y Forma parte de la Comunidad